31 oct 2020

Ir a contenido

RELEVO PRESIDENCIAL PARA EL 2021

Stefano Domenicali, un hombre de consenso para la F-1

El italiano se convertirá en enero en el tercer hombre que controla los destinos del 'gran circo' tras Bernie Ecclestone y Chase Carey

Josep Viaplana

Stefano Domenicali, en el 2019, en un acto como CEO de Lamborghini.

Stefano Domenicali, en el 2019, en un acto como CEO de Lamborghini. / Tobias Schwarz (AFP)

Stefano Domenicali (Imola, mayo de 1965) es uno de los personajes más queridos de la F-1 moderna y nunca un nombramiento de ese calado ha sido tan bien acogido. Por unanimidad. El italiano sustituirá a partir del 1 de enero a Chase Carey como presidente y CEO de la F-1, una apuesta de Liberty Media por el diálogo y las formas ante la nueva etapa que se avecina en 2022.

Domenicali trabajó 30 años en la Scuderia Ferrari, donde sucedió en el 2008 a Jean Todt al frente de la Gestión Deportiva. Fue uno de los principales artífices del fichaje de Fernando Alonso en el 2010, junto con Emilio Botín, manteniéndose en el cargo hasta su renuncia a mediados del 2014 por los malos resultados del equipo. Con anterioridad, desde 1998, había sido el director deportivo de la Scuderia y la mano derecha del hoy presidente de la FIA.

Tras su salida de Ferrari fichó por el grupo Volkswagen, trabajando primero para Audi y en el 2016 le pusieron en la dirección de Lamborghini, marca que bajo su dirección ha sufrido un enorme crecimiento y consiguió un récord de ventas hasta el 2019. Su 'hobby' son las carreras, a las que nunca ha dejado de lado, y de la mano de Todt ha seguido muy atentamente la evolución de las jóvenes promesas, siendo el presidente de la Comisión de Monoplazas de la FIA.

Carey, misión cumplida

Después de Bernie Ecclestone y Chase Carey se convierte en el tercer hombre que pasa a dirigir la F-1 moderna. A sus 66 años, el americano nunca pensó quedarse mucho tiempo en el cargo. Su objetivo era alcanzar un acuerdo con los equipos para firmar un nuevo Pacto de la Concordia. Hoy todos ya han firmado los términos comerciales para los próximos cinco años y Chase Carey, que tomó el relevo de Bernie Ecclestone como CEO en enero de 2017, cuando se completó la adquisición de la F-1 por parte de Liberty Media, ha decidido dar un paso al lado.

Domenicali, amable, educado y con una sonrisa perenne, se perfila como el eje de esta nueva F-1 que tenemos que vivir a partir del 2022. Los cambios previstos son tan grandes que se perfila el fin de la era Mercedes, aunque hasta que no lo vea no lo creeré.