24 sep 2020

Ir a contenido

REACCIONES AL GP DE ITALIA

Carlos Sainz: "Podía haber ganado, es algo cuando menos deprimente"

El piloto madrileño maldice la bandera roja pero pone en valor el podio en un día redondo de pilotaje

Miguel Martínez

Carlos Sainz celebra el segundo puesto con Pierre Gasly.

Carlos Sainz celebra el segundo puesto con Pierre Gasly.

No sonaba La Marsellesa en la F-1 desde la última victoria de Fernando Alonso con Renault en el ya lejano GP de Japón de 2008.  No se escuchaba por la victoria de un piloto francés desde aquel accidentado GP de Mónaco de 1996 que acabó con victoria de Olivier Panis. Sonó la Marcha Mamelli, pero no en honor de Ferrari —no finalizaron ninguno de sus dos coches— sino en nombre de Alpha Tauri. El triunfo de la pequeña escuadra de Faenza no alivia el dolor de toda Italia, de los ferraristas de todo el mundo, al ver a la Scuderia en una de las peores crisis de su historia, la peor en 40 años.

Los tifosi aguardan el coche de 2021, sabiendo que contarán con Carlos Sainz para hacer crecer el equipo. El madrileño cuajó una de sus mejores actuaciones justo en Italia, ya disfruta del cariño de los italianos, ya sabe lo que es visitar uno de los podios más espectaculares del mundial, aunque con el regusto amargo de un triunfo que se escapó por poco.

"El ritmo era increíble. No me he dejado nada"

Carlos Sainz

Piloto de McLaren

"Es increíble. Estoy casi decepcionado con la segunda posición, aunque en una carrera normal era lo máximo a lo que hubiera podido esperar", explicó el madrileño entre sus sentimientos cruzados. "Estoy contento. La carrera ha sido una locura. He estado muy cerca la primera victoria. Era líder virtual, pero con la bandera roja… ha sido deprimente cuando menos", lamentó enrabietado. "El ritmo era increíble. Abrí un hueco de cinco segundos con el resto. Con el stop and go de Hamilton era líder virtual, sabía que podía ganar, pero con la bandera roja iba sexto con una rueda usada, pensé que se iba la victoria y también el podio, pero pude remontar", añadió.

Fue un día redondo en pilotaje, asumiendo riesgos, adelantando, con velocidad, consistencia. "No me he dejado nada. La salida, el primer stint, los restart trasel  coche de seguridad, el pit stop, los adelantamientos…. Pierre se merece la victoria pero ha tenido la suerte de la bandera roja. Yo era el más fuerte hoy. Los 30 puntos que he perdido por circunstancias en la primera parte del campeonato no volverán, pero cuando no pasa nada raro en el coche estoy ahí".