24 sep 2020

Ir a contenido

LAS 500 MILLAS DE INDIANÁPOLIS

Ni Alonso, ni Palou, el japonés Sato repite su triunfo del 2017

La carrera norteamericana maltrató al joven catalán con un accidente y al bicampeón español con varios problemas mecánicos

El 'Nano' tenía muy complicado conseguir el sueño de la Triple Corona al haber realizado unos entrenamientos muy irregulares

Miguel Martínez

El japonés Takuma Sato ha repetido hoy, en Indianápolis, su victoria del 2017 en las 500 Millas.

El japonés Takuma Sato ha repetido hoy, en Indianápolis, su victoria del 2017 en las 500 Millas. / AFP

Ni Triple Corona para Fernando Alonso, ni actuación estelar de Alex Palou. Las 500 Millas castigaron al asturiano con problemas mecánicos y al catalán, con un accidente de novato. Los honores de la carrera, la botella de leche, el espectacular trofeo Borg Warner fue para Takuma Sato, dos años después de ser el primer japonés en ganar la histórica y mítica carrera de Indianápolis, en el 2017.

Solo faltó el público, esos 400.000 espectadores que hacen únicas las 500 Millas de Indianapolis. El resto de los ingredientes de esta icónica carrera se mezclaron como suelen: media docena de accidentes y neutralizaciones, líos en el 'pit-lane', averías mecánicas y un carrusel de nombres en el liderato durante tres horas trepidantes. El primer accidente no se hizo esperar. James Davidson se estrelló contras las protecciones a los cinco minutos de una carrera planteada a algo más de tres horas. Marcus Ericcson —segunda participación en las 500 Millas— provocó la segunda bandera amarilla. Y, poco después, fue el turno para la salida de pista de Dalton Kellett. Mucho más serio fue el cuarto accidente, cuando Oliver Askew golpeó con violencia contra las protecciones —fue trasladado a la clínica del circuito pero sin consecuencias— al tiempo que Conor Daily también perdía el control de su coche a muy pocos centímetros del monoplaza de Alex Palou.

El coche de Alonso falló

El catalán se mantuvo alrededor de los 10 mejores durante las 100 primeras vueltas, un pelotón de cabeza que casi siempre lideró el gran favorito Scott Dixon, en pelea con Alexander Rossi, dos ganadores de la prueba, a los que seguía Pato O'Ward, el compañero de equipo de Fernando Alonso. El asturiano no encontró el mejor ritmo en el arranque, en cada parada en boxes fue cambiando algunos reglajes, pero su coche no acabó de mejorar. El accidente del bicampeón del mundo de F-1 en los libres de la semana pasada trastocó los planes de McLaren Arrow. La Indy no es la F-1, en esta competición los equipos manejan muchos menos recursos y emplean mucho más tiempo en reconstruir los coches accidentados. Lo que en F-1 son horas, en la Indy se convierte en días o  semanas.

“Los reglajes son buenos, las sensaciones son parecidas a las que experimenté en los ensayos”, decía Alex Palou a su ingeniero, mientras se mantenía en el pelotón de cabeza, pero perdió el control del Dale Coyne en la curva 1 para decir adiós a la carrera, en la quinta neutralización de unas 500 Millas que castigaron —como siempre— a los 'rookies'. “Es una lástima. El coche era increíble, estaba ganando posiciones… Es una pena por el equipo, los patrocinadores…porque hubiésemos podido hacerlo muy bien al final”, lamentó el joven catalán.

Neutralización y victoria

El accidente del catalán —como los anteriores— provocó una entrada en masa al 'pit' para realizar la penúltima parada prevista, y los problemas llegaron entonces para Alonso con una parada eterna.  Con el coche calado, le cambiaron el volante para solucionar los problemas en las levas que le impedían engranar la primera marcha. La parada fue interminable, tanto que ya había sido doblado cuando logró regresar a la pista. Restaba una hora de carrera y, lo peor, fue el mensaje por radio de su ingeniero:  “En la última parada que nos queda debemos hacer lo mismo: entras en punto muerto, esperas que te empujemos y, solo entonces, metes primera”. Adiós a cualquier opción.

La multitudinaria parada en boxes provocó un toque entre Alexander Rossi y Takuma Sato, con una sanción para Rossi que le envió a la cola del pelotón. Rossi acabó estrellándose contra el muro en la remontada. Así que, tras la séptima neutralización, Dixon (ganador en 2008) pasó a liderar la prueba por delante de Sato (vencedor en 2017). Las últimas vueltas resultaron un mano a mano entre el neozelandés y el japonés, una pelea de rebufos, pero, a cinco vueltas de final, un fortísimo accidente —el octavo— de Spencer Pigot, volvió a neutralizar la carrera, cuando Sato ya era líder. El japonés cruzó la meta primero, entre banderas amarillas, conquistando su segundo triunfo, después de aquel 2017, en el que había conseguido la primera victoria de un japonés en las míticas 500 Millas.