08 ago 2020

Ir a contenido

EL GP DE HUNGRÍA DE F-1

Ferrari busca el quinto jefe de equipo en seis años

Antonello Coletta suena para relevar a Mattia Binotto si no hay reacción del equipo, este fin de semana, en Hungaroring

Miguel Martínez

Mattia Binotto, jefe del Ferrari F-1, a su llegada, hoy, al circuito de Hungaroring.

Mattia Binotto, jefe del Ferrari F-1, a su llegada, hoy, al circuito de Hungaroring. / AFP / JOE KLAMAR

Stefano DomenicaliMarco MatiacciMaurizio Arrivabene y Mattía Binotto. Cuatro jefes de equipo en seis años, que podrian ser cinco, si Ferrari no reacciona en el Gran Premio de Hungría, que se celebra este fin de semana en Hungaronring. La prensa italiana ha lanzado el nombre de Antonello Coletta, actual responsable de las competiciones GT del Cavallino como sustituto. El propietario, John Elkann, y el presidente, Louis Camilleri, han puesto el ultimátum en la mesa de Binotto.

Pero la solución está en manos del diseñador Simone Resta, que trabaja a destajo junto a su equipo de ingenieros para cambiar la aerodinámica del SF1000, nacido lento en las rectas y con poco agarre en la curva. En Maranello no saben muy bien dónde está el error. Las mejores introducidas en la segunda carrera de Austria no se pudieron analizar por la lluvia en la clasificación y el accidente entre sus dos coches en la primera curva del gran premio. Ferrari ha optado por copiar el estrecho morro de Mercedes, pero no lo tendrá listo hasta la cuarta carrera de Silverstone.

Ferrari necesita más ejecutivos

No se trata ya solo del diseño, sino que a Binotto se le han cargado con demasiadas responsabilidades que, en otros equipos, descansan sobre más personas.  “En Red Bull tienes a Christian Horner, Adrian Newey y Helmut Marko y en Mercedes lo mismo: Andy Cowell, James Allison y Toto Wolff. En la época de triunfos en Ferrari tenías a Jean TodtTodt, a Ross Brawn, a Rory Byrne… Creo que necesitan reorganizarse”, explica Gerard Berger, expiloto de Ferrari, y exdirector de Toro Rosso.

Es posible que Coletta llegue en un puesto más político y Binotto disponga de más tiempo para la parte deportiva y de de ingeniería. Pero el panorama pinta mal a cuatro meses de que Carlos Sainz aterrice en Maranello. “Me sorprende un poco la cantidad de gente que me pregunta si me arrepiento de ir a Ferrari. Yo estoy contento y tranquilo con mi decisión. Estoy seguro de que Ferrari no se ha olvidado de hacer coches rápidos”, zanjó Sainz en el paddock de Hungaroring.

Temas Ferrari