11 ago 2020

Ir a contenido

MUNDIAL DE F-1

Sainz dispara el pulso por los derechos televisivos de la F-1 en España

El fichaje del español por Ferrari multiplica el valor de un contrato televisivo por el que luchan Dazn y Movistar

Miguel Martínez

Carlos Sainz Jr.

Carlos Sainz Jr.

Carlos Sainz pilotará para Ferrari en el 2021. Los derechos de televisión para Fórmula 1 en España en poder de Movistar se acaban a finales de este año. Dazn quiere hacerse a toda costa con eso derechos: detonante, carburante y comburente de una explosiva mezcla.

No hay otros operadores —ni de pago ni en abierto— que parezcan en condiciones de hacerse con los derechos que rondarán los 100 millones de euros al año. "Llevamos apostando por la F-1 desde 2014 y nuestra intención es seguir. La crisis sanitaria quizá obligue a revisar las condiciones del 2020. Y, evidentemente, la llegada de Sainz a Ferrari añade más interés a la F-1 en España", aseguran desde Telefónica. Una de las herramientas que la plataforma española tiene para jugar con ventaja en la negociación de los tres o cuatro próximos años es no aplicar posibles reducciones en 2020 si el calendario no llega a las 18 carreras, el mínimo para aplicar el contrato íntegramente.

Leclerc y Sainz, recientemente / AFP

Con todo, la F-1 ha facilitado a los equipos un calendario de 19 carreras. Arrancaría en Austria con doble carrera  5 y el 12 de julio; seguiría por Inglaterra —y en su defecto Alemania— con otra cita doble el 26  de julio y el 2 de agosto; y completaría el verano con el GP de España, Hungría, Bélgica e Italia, todas ellas programadas —en principio— a puerta cerrada.

El 9 de agosto, en Barcelona

Así pues, la carrera de Barcelona tendría lugar del 7 al 9 de agosto, justo la fecha que menos le gustaba a los representantes del Circuit, pero que al final han tenido que aceptar, y que también utilizan como "palanca" en "una negociación más global que abarca también la celebración de la carrera en los próximos años", explica Joan Fontseret, director del Circuit. Azerbayán y Rusia completarían el mes de septiembre: China, Japón, Estados Unidos, Brasil y Vietnam nos llevarían hasta el último fin de semana de noviembre, con dos carreras en Bahréin, para acabar en Abu Dhabi el 13 de diciembre. 

Antes de esa fecha se habrán negociado los derechos para España en los que Dazn tiene el máximo interés. Su intención es redondear un gran paquete de motor que englobe Moto GP, Superbikes y en coches el WRC, el Mundial de Resistencia y el Dakar. La F-1 cerraría el circulo para dar mucho más valor todo el conjunto. La llegada de Carlos Sainz a Ferrari multiplica el valor de contrato, pero ese no es problema para la plataforma con base en Inglaterra y capital ucraniano. Es lógico pensar que la Fórmula 1 tendrá mucho más interés en España si hay un español que cada domingo está en el podio y en disposición de ganar grandes premios.

Apuesta fuerte

Dazn emite exclusivamente a través de internet, con sus ventajas e inconvenientes, como sucede en el caso de Netflix para otro tipo de contenidos. Un usuario puede disfrutar todo el contenido de motor por 10 euros al mes, con mucha flexibilidad de altas y bajas. La mayoría de los usuarios que disfrutan de la F-1 a través de Movistar pagan más de 100 euros mensuales, aunque la oferta comprende mucho más que la F-1. Son dos formas muy diferentes de negocio: el de Telefónica es utilizar la televisión y el entretenimiento como valor diferencial para vender fibra frente a su competencia —que es su negocio principal—, y el de Dazn es la venta exclusiva de contenidos deportivos.

En Dorna, dueña de los derechos de Moto GP y Superbikes, ya han saber que estarían encantados de compartir plataforma con la F-1 con Dazn, que en España se ha hecho con la Copa del Rey de Fútbol, la Premier, la Euroliga de Baloncesto y los Juegos Olímpicos y que tiene la F-1 ya en otros países.

Contraste de audiencia

Movistar parte con la ventaja de haber comprado los derechos entre 2014 y 2020; el arma de Dazn es que puede llegar a muchos más espectadores por su precio y flexibilidad, y eso es resulta de vital importancia para los patrocinadores y la Fórmula 1, que en 2019 llegó a los 1.922 millones de espectadores únicos, su mejor cifra desde 2012. En España, sin embargo, la media de espectadores por gran premio fue de solo 150.000 espectadores, su peor dato desde que Telefónica ostenta los derechos en exclusiva de la F-1.   

Temas Ferrari