13 ago 2020

Ir a contenido

EL CAMPEÓN DE F-1 A ESCENA

Mercedes descubre su flecha más afilada para Hamilton

La ¿consistencia¿ será el mejor arma del británico frente a los jovenes Leclerc y Verstappen, para igualar las siete coronas de Schumacher

Miguel Martínez

Lewis Hamilton y su nuevo Mercedes W11, hoy, en Silverstone.

Lewis Hamilton y su nuevo Mercedes W11, hoy, en Silverstone. / MERCEDES-AMG PETRONAS F1 TEAM

Es el 11º monoplaza desde el regreso de Mercedes a la F-1 en 2010, de ahí su nombre W11, con la inicia de “wagen”. Quizá sea de las pocas cosas alemanas de un monoplaza que se construye en Brakley, con un motor fabricado en Brixworth, dos localidades inglesas equidistantes del circuito de Silverstone donde el nuevo coche rodó 100 kilómetros con Valtteri Bottas sin problemas en su estreno. Destila pureza y trabajo, con unos pontones rebajados hasta lo imposible. Después de seis títulos consecutivos de constructores y pilotos, es el coche a batir, la herramienta para que el hexacampeón Lewis Hamilton busque igualar el que parecía inalcanzable récord de las siete coronas de Michael Schumacher.

Pocos equipos pueden envolver el motor y la caja de cambios en tan poco espacio. Mercedes juega con esa ventaja desde hace algunas temporadas, aunque esta vez ha rediseñado los pontones para mejorar el flujo de aire hacia atrás y, sobre todo, disponer de alternativas de refrigeración para que cuando el calor apriete, el rendimiento no baje en relación a sus rivales. Sin cambios en el reglamento, en Brakley simplemente han mejorado el que ya era el mejor coche… nada menos que siete temporadas de dominación, en las que apenas ha dejado un puñadito de victorias y 'poles' para Ferrari y Red Bull.

Hamilton no hace ni caso al comentario de Markko (Red Bull), que dice que los dos mejores pilotos son Verstappen y Leclerc

Por eso frases como “aparte de Max Verstappen, el mejor piloto es Charles Leclerc”, pronunciada por Helmut Markko, escuece en el hexacampeón, en el tipo que no ha cometido un solo error de bulto en los dos últimos años, que finalizó todas las carreras de la temporada pasada, la mayoría en el podio, con 11 victorias… mientras los jóvenes llamados a sucederle alternaban actuaciones estelares con errores infantiles.

El chico de Stevenage encuentra “divertidas” las declaraciones de Markko, pero “yo prefiero hablar en pista. Normalmente veo ese tipo de comentarios como un signo de debilidad", asegura en el que se puede considerar el primer movimiento del juego psicológico con el que atacará a Leclerc y Verstappen en busca de igualar la marca de 'Schumi'. “Mi principal rival será Valtteri, mi compañero. El resto será un grupo parecido al de años anteriores", dijo ya en tono sobrado. 

"En esta época del año, no siento presión. Estas semanas son para divertirse y experimentar sensaciones en un coche en el que se ha trabajado durante meses. Siempre es una bonita sorpresa venir a Silverstone para dar las primeras vueltas con el coche”. Hamilton ha dejado atrás el trabajo físico —parece más musculado que nunca— y mental de cada invierno para seguir siendo el mejor.

El precioso perfil del Mercedes W11, el coche de los campeones de F-1. / MERCEDES F-1 TEAM

"He completado el mejor entrenamiento de invierno que recuerdo", señala el campeón. "He tratado de analizar dónde estuvimos el año pasado y cómo puedo crecer y mejorar como piloto y como ser humano. Tener una gran consistencia será clave para todos nosotros, no solo en en términos de nuestra fiabilidad, sino también para nosotros como pilotos. El desafío de este año es súper emocionante cada miembro del equipo intentará elevar el listón dentro de sí mismos e intentaré hacer lo mismo”.