22 feb 2020

Ir a contenido

LA ALTERNATIVA A MERCEDES EN LA F-1

Newey y Red Bull traman algo desde el principio

La escudería de Milton Keynes presenta el nuevo RB16 en el que destaca una extraña forma de la nariz y el morro que lleva la firma del gurú del diseño

Miguel Martínez

Este es el nuevo y revolucionario, por su morro, Red Bull RB16 del Mundial de F-1.

Este es el nuevo y revolucionario, por su morro, Red Bull RB16 del Mundial de F-1. / RED BULL MEDIA

Es el 16º monoplaza de Red Bull, bautizado como RB16, está llamado a ser la herramienta con la que Max Verstappen se meta desde el inicio en una lucha a tres con Ferrari y Mercedes por el título 2020. Con tres victorias en 2019 a cargo del holandés, que ya es el segundo piloto mejor pagado del 'paddock', los coches azules acabaron la temporada pasada a un nivel muy parejo al de Mercedes y Ferrari. Alexander Albon será el segundo piloto de este Red Bull continuista que en el arranque de esta temporada ha solucionado los problemas de adaptación que el año pasado le acarreó estrenar la motorización Honda.

Ese morro tan curioso

Si no fuera porque Adrian Newey, el gurú del diseño, está detrás, de no ser porque Red Bull es siempre una referencia a nivel aerodinámico en el 'paddock' de F-1, nadie daría mucha importancia a un par de detalles en el diseño del nuevo coche. Pero es Red Bull y Newey, así que hay que dar por hecho que algo hay detrás de esa novedosa nariz y la hendidura en el inicio del morro. Newey lleva un par de años dándole vueltas a su prodigiosa cabeza para inventar algo en el morro, la clave de la aerodinámica de un F-1. Solo hay una imagen del coche —tras lanzar la foto 'online', rodaron en privado en Silverstone un 'shakedown'—, pero ya se puede intuir una solución especial para alimentar el conducto S y mejorar todo el flujo de aire hacia atrás. El diseño del morro también invita a pensar en nuevas soluciones para aprovechar la estilizada parte trasera. 

De cualquier forma, como el resto de los equipos, Red Bull pondrá en pista lo mejor de su coche en la segunda semana de test en Montmeló, aunque ya se puede intuir que Ferrari y Mercedes estarán muy atentos a esa nueva nariz bajo la que Newey puede esconder el arma para que los campeones del 2010, 11, 12 y 13, regresen a la lucha por el Mundial.  “Esta vez hemos adelantado mucho el trabajo. Nunca habíamos tenido el coche listo tan pronto”, confiesa Christian Horner. El jefe de equipo se muestra esperanzado con el trabajo de Honda durante el invierno, para que en su sexto año de vuelta en la F-1, el propulsor japonés esté a la altura de Mercedes y Ferrari.

El misterio de Renault

Ferrari preparó un gran evento el martes para presentar su coche, Red Bull tan solo publicó una foto en la red, y Renault jugó al despiste en una extraña y poco explicable presentación.  Convocó a la prensa para un evento en París con los pilotos y el plantel principal de directivos presentes, pero la marca solo mostró algunas imágenes del monoplaza, y nunca del coche completo.

Y todo, para decir más bien poco. “Llegamos a esta nueva temporada con humildad y ambición. Humildad porque el reto es enorme para todos los equipos cada año y no somos una excepción", comentó el jefe del equipo, Cyril Abiteboul. El australiano Daniel Ricciardo repite por segunda temporada al volante de los coches amarillos, aunque el alemán Nico Hulkenberg ha dejado su sitio al francés Esteban Ocon al otro lado del garaje.