Ir a contenido

LA FÓRMULA UNO

Hamilton se impone en el GP de Hungría

El primer gran duelo entre el pentacampeón y el chico de moda acabó con victoria del piloto de Mercedes

Miguel Martínez

Lewis Hamilton, en plena conducción.

Lewis Hamilton, en plena conducción. / REUTERS / Bernadett Szabo

No todas los títulos, no todas las victorias pesan lo mismo, el valor depende de la categoría del rival. En sus cinco años en F-1 Max Verstappen sumaba siete victorias con duelos frente Sebastian Vettel, ante Charles LeclercValteri BottasDaniel Ricciardo… Le faltaba una batalla  ante el más grande. El sábado se graduó en clasificación con su primera 'pole' y el domingo se doctoró en carrera tras luchar con Lewis Hamilton en tú a tú espectacular. Es el cruce de trayectorias, un punto de inflexión en la historia, la coincidencia del piloto que a final de año sumará su sexto título, y del que, seguro, le sucederá como rey en algún momento. Lo intentó Max, pero este sigue siendo el año de Hamilton que sumó su octava victoria del año, la séptima en Hungaroring, la 81 de su excepcional carrera. 

Hungaroring es un circuito ratonero, el más lento después de Mónaco, donde la salida, con algo más de 600 metros hasta la primera curva, supone el momento clave de la carrera. Y ahí Verstappen mostró que ya es un piloto maduro. Reaccionó perfecto a la luces, enfiló su coche para cerrar a Bottas, que arrancaba segundo, y mantuvo el pulso al Mercedes del finandés, que no pudo aguantar la excepcional arrancada de Hamilton que lo adelantó por fuera en la curva tres. El inglés salió a por todas, deseoso de medirse a Verstappen, el chico de moda. Noquedado por la situación, Bottas sucumbió también frente a Charles Leclerc, que en el adelantamiento le dañó el alerón delantero. La prematura parada en boxes a cambiar el morro, le hundió en la última posición de la carrera desde la que logró remontar hasta la octava posición.

El momento complicado

Superado el momento más complicado, Verstappen mantuvo dos segundos de distancia frente a Hamilton en el primer 'stint' con los neumáticos medios. Red Bull le hizo parar en la vuelta 30 para cambiar al neumático duro. Hamilton lo hizo tres vueltas después, con una mala parada, dos segundos más lenta. La pifia de sus mecánicos propició que el inglés regresara a pista con más de cuatro segundos de distancia, pero el chico de Stevenage enjugó la diferencia en apenas cuatro vueltas, con un ritmo bestial con el que llegó al alerón trasero del Red Bull. Y ahí comenzó la lucha durante una decena de vueltas que acabó rueda contra rueda en la curva dos, la tres, incluso donde nadie lo intenta en la cuatro, a 270 kilómetros por hora, donde Hamilton lo intentó por fuera. Max no cedió ni un centímetro.  "Lewis me ha empujado a dar el máximo. Ha sido genial", explicó el joven talento holandés. Hamilton se fue por la escapatoria y Mercedes decidió entonces jugar con la estrategia. Hizo parar a Hamilton por segunda vez para colocar el neumático medio. "¿Estáis seguros de que es la mejor estrategia?", preguntó Hamilton a su ingeniero Bono por radio. "Creemos que llegarás a alcanzar a Max en la última vuelta", le dijeron a falta de 15 giros.

La lucha por la victoria se convirtió en 15 vueltas de clasificación para Verstappen y Hamilton. Los dos pilotos pendientes del cronómetro, de la diferencia que se reducía a un ritmo de casi un segundo por vuelta. "¿Cuando llegues a Max no tendrá neumáticos?", le anunciaba Bono. Y Hamilton preguntaba: "¿Y cómo los tendré yo?". La respuesta de su ingeniero fue clara: "Eso no importa ya. Tira todo lo que puedas".

"Este quinto puesto sabe mejor que el de la semana pasada"

Carlos Sainz

Piloto español de F-1

Y, mientras, Verstappen se esperaba lo peor: "Mis neumáticos han muerto".  Hamilton hizo saltar por los aires los cálculos de su ingeniero y el inglés alcanzó a Verstappen a cuatro vueltas del final. Y se lo comió al primer intento, en la frenada de la recta. Mercedes jugó las cartas de una gran estrategia y Hamilton respondió con su mejor pilotaje. "Perdona James, dudé de tu estrategia y era lo mejor", se disculpó  por radio Hamilton. "Solo podía salir bien con un pilotaje tan increíble", respondió el estratega. Y en duelo de tipos tan grandes, el segundo puesto nunca gusta: "No hemos sido suficientemente rápidos, Lo intenté al máximo con los duros , conseguí la vuelta a rápida, pero.…", lamentó Verstappen.

Con la misma estrategia a dos paradas, Sebastian Vettel finalizó por delante de Charles Leclerc, en la lucha entre los Ferrari,  e inmediatamente después, Carlos Sainz tras una excepcional carrera. "Este quinto sabe mucho mejor que el quinto de la semana pasada. Pasé en la salida a Norris y a Gasly en la primera curva, mantuve un ritmo muy próximo al Ferrari y después mantuve buen la posición frente al Red Bull de Gasly", explicó el madrileño.