Ir a contenido

EL GP DE ALEMANIA DE F-1

Hamilton saca brillo al aniversario de Mercedes en Alemania

En otro día aciago para Ferrari, el inglés logra su 'pole position' nº 87 en el 125 aniversario de las flechas de plata

Dos fallos técnicos en los coches de Ferrari facilitaron que el campeón inglés vuelva a ser favorito en Hockenheim

Miguel Martínez

Los mecánicos del equipo Mercedes celebran, vestidos de época, los 125 aniversario de la fábrica con la 87 ’pole’ de Lewis Hamilton.

Los mecánicos del equipo Mercedes celebran, vestidos de época, los 125 aniversario de la fábrica con la 87 ’pole’ de Lewis Hamilton. / REUTERS / RALPH ORLOWSKI

Mercedes quiso celebrar sus 125 años de historia con una indumentaria especial, de mecánicos, ingenieros, de los jefes de todo el equipo en homenajeando los años 50, la década de sus primeros triunfos y títulos en el recién estrenado el Mundial de F-1. La ola de calor que vive toda Europa, también Alemania, no fue el mejor aliado para esa brillante acción de marketing, tampoco se alió con los coches, pintados con el morro blanco. Necesitan más refrigeración y pierden eficiencia aerodinámica. Pero ni así.

Nuevamente los errores de Ferrari entregaron en bandeja la 'pole position' a los Mercedes, la nº 87 de Lewis Hamilton, con Max Verstappen y su Red Bull como principal adversario. “No sé cómo lo hemos hecho. No sé que les ha pasado a los Ferrari, pero es una carrera muy importante por nuestro aniversario”, explicó el chico de Stevenage camino de su sexta corona mundial.

Nuevo doble desastre en Ferrari

En Bahrein, fue una avería y, en Austria, una mala estrategia. Charles Leclerc había dejado escapar su primera victoria en F-1 por detalles externos a su pilotaje. Todo apuntaba a que iba a lograr su tercera 'pole', y quizá, su primera victoria, un puñetazo definitivo para pasar a ser el nº 1 en Ferrari. Pero falló en el momento definitivo, como falló su compañero de boxe. “He perdido potencia, siento algo soplar”, explicó Sebastian Vettel por radio a su ingeniero en la primera vuelta de la crono. Ni está en su mejor momento, ni tampoco tiene suerte el tetracampeón del mundo. Fue aquí, en Alemania, donde el año pasado, arrancó la peor pesadilla de su carrera, con aquel accidente, en la curva 13, cuando las primeras gotas de lluvia hicieron acto de aparición. El alemán era líder de la carrera, líder del Mundial… parecía el año del triunfo de Ferrari. Pero una sucesión de errores de pilotaje, dejaron a Vettel y Ferrari sin opciones.  El calvario de Vettel ha continuado esta temporada. Trompo en China, sanción en Canadá, accidente de Silverstone… Esta vez fue una avería —un conducto obstruido del turbo—  en la Q-1 la que le obligará a salir desde el fondo de la parrilla.

Todas las opciones de Ferrari se centraban en Leclerc, que esta vez sí había logrado el tiempo en la Q-2 con el neumático medio, y por tanto podía arrancar en la parrilla con esa goma, como Mercedes, una ventaja de la que no disfrutó en Austria, y la causa principal por la que se le escapó la victoria. Y, entonces, llegó el segundo golpe de teatro en Ferrari: la misma pérdida de potencia, aunque, en esta ocasión, no fue el conducto del turbo, sino una avería en el suministro de gasolina. Así que Leclerc, hundido, enfiló el camino de boxes con su coche renqueante. Arrancará en la décima posición.

Sainz, séptimo en parrilla

Solo la gestión de los neumáticos, las temperaturas y la posible lluvia añaden incertidumbre a una carrera que ha pintado la mejor foto para la efemérides de Mercedes. El hombre más rápido de la historia, el auténtico rey de los sábados, logró la 'pole' número 87 de su carrera. Muy atrás quedan las 68 de Michael Schumacher. “Nunca dejas de sorprendernos Lewis”, le dijo su jefe, Toto Wolff, por radio.

Carlos Sainz arrancará séptimo, mientras que su compañero Lando Norris no pasó de la Q-1. En un fin de semana en el que McLaren no ha entendido mucho el coche, el madrileño se ha sobrepuesto a la adversidad y afronta la carrera con muchas posibilidades de volver a ganar la “clase media”. “Tuve mejores sensaciones. Ayer sufrimos como equipos, pero hemos un coche un poco mejor, entendiendo mejor el alerón delantero con los cambios de temperatura”.