Ir a contenido

EL GRAN PREMIO DE SILVERSTONE DE F-1

Varios migrantes llegan a Inglaterra en los camiones de Ferrari

El equipo de Maranello es el único que no corre en 'casa', ya que el resto tiene estructuras técnicas en Inglaterra

Miguel Martínez

Mecánicos de Ferrari trabajan, en Silverstone, en el monoplaza de Sebastian Vettel. 

Mecánicos de Ferrari trabajan, en Silverstone, en el monoplaza de Sebastian Vettel.  / AFP / ANDREJ ISAKOVIC

Dice Lewis Hamilton que la F-1 necesitaba renovar el contrato con el circuito de Silverstone, “su cuna”, según sus propias palabras. En este antiguo aeródromo de la Segunda Guerra Mundial se celebró la primera carrera del Mundial de F1 en 1950, pero, además, es el epicentro de la industria de la F-1, que localiza en un radio de apenas 40 millas, las fabricas de casi todo los equipos de F-1, y mucha de la industria auxiliar. McLaren tiene su sede algo más lejos, en Woking, y solo tres equipos, Toro Rosso, Alfa Romeo y Ferrari construyen sus coches fuera la isla. Las mafias que mueven migrantes saben que Ferrari, con más camiones y papeleo aduanero, era mejor opción que Alfa Romeo o Toro Rosso para intentar colarse en Inglaterra.

Ferrari, con más camiones que nadie

El segundo equipo de Red Bull comparte hospitality con sus hermanos mayores, el Energy Station, como les gusta llamar a esta fenomenal construcción que destaca en el 'paddock'. Así que Ferrari, con dos hospitalitys en el 'paddock', era la escudería “continental” que llevaría más camiones, la que se detendría más en la aduana de Calais para formalizar el papeleo. Y fue allí donde algunos migrantes se deslizaron bajo los trailers y dentro de los remolques con destino a Silverstone.

Los últimos camiones llegaron ayer a Silverstone. Una de las últimas cargas en llegar a la pista fue la de un subcontratista de Ferrari, y en el momento en que se abrieron las puertas, se notaron movimientos en el fondo del remolque. Unos momentos después, se hizo evidente, de inmediato, que habían entrado ilegalmente extranjeros. Hace un par de años, el conductor de Pirelli llegó a ver a ocho inmigrantes salir de su camión al llegar a la sede británica de la marca.

Red Bull, entre los favoritos

Tras poner en conocimiento de las autoridades lo sucedido, Ferrari se centró en su trabajo habitual de la semana de gran premio, en este caso, ante un trazado del que “no esperamos que nos beneficie”, explica Mattia Binotto, jefe de equipo. En principio parece que Max Verstappen y su Red Bull con motor Honda parecen la mayor amenaza para que Lewis Hamilton no viva otro éxtasis ante 110.000 espectadores en su circuito.