Ir a contenido

GP DE AUSTRIA DE F-1

Leclerc se cocina su primer triunfo

El monegasco logra su segunda 'pole' y se encamina hacia una victoria que se le escapó en Bahréin por avería

Hamilton, que logró el segundo mejor tiempo, saldrá quinto al ser sancionado por obstaculizar a Raikkonen

Miguel Martínez

Leclerc, entre Hamilton y Verstappen tras lograr la ’pole’ en Austria.

Leclerc, entre Hamilton y Verstappen tras lograr la ’pole’ en Austria. / LEONHARD FOEGER (REUTERS)

Fue el más rápido el viernes, marcó el mejor tiempo en la última sesión de libres del sábado, y no dio opciones a nadie en la clasificación. Charles Leclerc ha atrapado la segunda 'pole' de la temporada, la segunda de su corta trayectoria en la Fórmula 1.  Una avería en las baterías le arruinó el triunfo después de salir en cabeza en Bahréin, y ahora el joven talento de Ferrari tiene su segunda oportunidad de la temporada para lograr la primera victoria de su vida en F-1.

Sebastian Vettel nunca pudo seguir el ritmo de su compañero, ni en los libres, ni en las primeras mangas de la clasificación, hasta que un problema en el motor de su Ferrari aconsejó no salir en la Q-3. Tampoco los Mercedes inquietaron a Leclerc. Lewis Hamilton, con quien debía jugarse el triunfo, se quedó a dos décimas y media, pero no compartirá primera línea con el monegasco ya que fue sancionado con tres puestos en la parrilla por obstaculizar a Kimi Raikkonen en la clasificación y partirá desde la quinta plaza. Hamilton respeta mucho a Leclerc como subcampeón del mundo de kárting, y campeón de GP3 y GP2. "Tengo ganas de luchar contra ti de tú a tú", le dijo en el podio de la última carrera en Francia. No parece que ni Max Verstappen, que saldrá segundo, ni Valteri Bottas, tercero, tengan el ritmo para impedir la victoria del joven talento llamado a ser campeón.

"El coche se siente increíble, me siento genial conduciendo, pero hay que acabar el trabajo en carrera", explicó Leclerc, tras una demostración de pilotaje y puesta a punto de su Ferrari. Ni una corrección al volante, ni un susto, ni una rueda fuera de su sitio en todo el sábado. "Este chico ni suda", le dijo el tricampeón Jackie Stewart en la última carrera, Y así es, parece como si no le costara ningún trabajo.

Lucha intergeneracional

Mercedes arrancará con los neumáticos medios y Ferrari con los blandos, pero "es la estrategia que nos va mejor, como vimos el viernes. Habrá mucho calor y será duro", confirmó Leclerc. "Ha sido rápido durante todo el fin de semana, siempre ha estado por delante. Pero es muy guay ver a tres coches diferentes en la cabeza. Tengo muchas ganas de salir ahí a competir con tipos tan jóvenes como Charles y Max. Yo represento a otra generación y es muy excitante", explicó antes de conocer su sanción Hamilton, que ha encontrado en los chicos de 21 años la oposición que ya no encuentra entre los dos de su generación.

El entorno de Verstappen —su padre Jos— se ha encargado de airear que Max puede liberarse de su contrato con Red Bull. Una de las cláusulas dice que puede romper unilateralmente su compromiso con la escudería si no suma un triunfo antes de llegar al GP de Hungría. Y no parece que eso vaya a darse en las dos próximas carreras. El holandés, seguido por miles y miles de fans vestidos de naranja por las gradas de todos los circuitos de Europa, ha alcanzado este año la madurez y consistencia que faltaba a la tremenda velocidad que ha mostrado desde que debutó con 17 años. Ahora es un agente libre que agitará la 'silly season', la temporada de rumores, que la F-1 vive cada verano. Solo Hamilton es capaz de aguantar el empuje de los Verstappen, Leclerc o Carlos Sainz, la generación que viene.

Sainz, penalizado

El madrileño arrancará en las últimas posiciones tras una penalización de 15 puestos por cambio de motor. Sainz, sabedor de esta sanción, ayudó con rebufos a su compañero Lando Norris, que ascendió hasta la sexta posición. "Los sábados así me ponen de muy mal humor. He pasado todo el fin de semana preparando el coche para la carrera y en la clasificación solo estuve pendiente de ayudar a Lando. Soy optimista para la carrera pero los sábados así me cabrean mucho. Soy competitivo y no me gustan los días en los que no me juego nada", afirmó el madrileño.