Ir a contenido

LAS 24 HORAS DE LE MANS

Alonso y sus compañeros minimizan los riesgos

El coche nº 8 del asturiano, Buemi y Nakajima huye de las trampas de Le Sarthe y cede la 'pole' al otro Toyota en el aperitivo del Mundial de resistencia

Miguel Martínez

Fernando Alonso dialoga con uno de los ingenieros de pista del equipo Toyota, en el último entrenamiento de ayer en Le Mans.

Fernando Alonso dialoga con uno de los ingenieros de pista del equipo Toyota, en el último entrenamiento de ayer en Le Mans. / EFE / JAMES MOY

No se acercaron a los pianos en ninguna de las mangas de clasificación, ni lo harán en carrera. Ni Fernando Alonso, ni Kazuki Nakajima, ni Sebastian Buemi asumen ningún riesgo en las 24 Horas de le Mans —los dos Toyota partirán en cabeza— ante una carrera en la que a Alonso y sus compañeros les basta ser séptimos para ganar el Mundial de Resistencia, su gran objetivo. La 'pole' fue para el Toyota nº 7, pilotado por Kamui KobayashiJosé María López y Mike Conway. El accidente de este último en las mangas del jueves no es más que una muestra de las trampas que esconde el trazado de La Sarthe con nada menos que 65 coches en pista que parecen no dejar sitio para adelantar.

"Ser campeón del mundo el domingo por la noche es lo más importante, pero aquí siempre está la sombra de no poder acabar la carrera, Ésa es la gran diferencia con el año pasado, pero las sensaciones son muy parecidas, sintiendo la gran tradición de esta carrera, que es un evento muy grande en el mundo del motor", explica Alonso. "El premio final puede ser aún más grande este año, pues podemos ganar el Mundial. En la carrera prefiero ir tranquilo; aquí, el riesgo es el tráfico. Pero una cosa es no tomar riesgos y otra renunciar a ganar, de nuevo, las 24 Horas", añadió el asturiano en el repleto 'paddock' de La Sarthe.

Fernando Alonso en el Toyota nº 8, favorito para llevarse el título mundial en Le Mans. / AFP / JEAN FRANCOIS MONIER

El accidente de Conway durante la sesión del jueves pone de manifiesto que el gran peligro para los dos Toyota es el tráfico, los adelantamientos, anticipar lo que harán los LMP2, los GTs. ”Creo que lo más significativo aquí va a ser el tráfico y cómo gestionar este riesgo durante la carrera; porque si el año pasado cuando había que recuperar dos minutos y medio el riesgo era 100; y dar una vuelta tranquilamente, el riesgo es cero; hay que saber si queremos hacer un riesgo 70, 50 o 35", comentó el 'Nano'. "El ajustar esto cuando llevas 16 horas ya de carrera, cuando estás cansado, cuando vas sin dormir... es complicado. Luego, además, los rivales van cambiando. Algunas veces en un coche va un profesional; y, a la siguiente, el mismo coche, de quien ya has aprendido las referencias para saber dónde y cómo adelantarle, es pilotado por un señor que es 'amateur', que es la primera vez que está en Le Mans; y te sorprenden algunos de sus movimientos”.

"Aquí, si hay un peligro, son los adelantamientos porque, con 65 coches en pista y 24 horas al  volante, te puede pasar de todo"

Fernando Alonso

Piloto oficial del equipo Toyota del Mundial de resistencia

La actividad en la pista cesó en la medianoche de ayer y no regresará hasta el comienzo de las  24 Horas, en la sobremesa del sábado. Hoy es el turno par el desfile por las calles de la ciudad de Le Mans y para dormir todo lo que se pueda ante la maratón de 24 horas: “El año pasado", cuando ganó la prueba gala, Alonso durmió 20 o  30 minutos "y con un ojo medio abierto. Este año veremos cómo va, pero cuando empieza la carrera, se dispara la adrenalina y te metes en la vorágine de la carrera, siendo imposible desconectar”.