Ir a contenido

RALLIS

Fernando Alonso prueba el Toyota para el Dakar en las dunas de Suráfrica

El bicampeón de F-1 prueba el coche con el que aspira a competir en la famosa prueba de rally

Miguel Martínez

Fernando Alonso, durante la prueba de su Toyota en Suráfrica.

Fernando Alonso, durante la prueba de su Toyota en Suráfrica.

Podría parecer una locura, pero han sido muchos los pilotos de Fórmula 1 que se apuntaron a la aventura del Dakar, aunque solo Jacky Ickx, ganador de algunas carreras de F-1 y seis veces vencedor de Le Mans, fue capaz anotarse la victoria en el mítico raid a comienzos de los 80. El belga es la mejor referencia histórica para Fernando Alonso que se encuentra en pleno test con el Toyota Hilux —vencedor de la última edición— en las dunas cercanas al desierto del Kalahari, en Suráfrica.

El piloto español, dos veces campeón del mundo de F1 y ganador de las 24h de Le Mans, está probando durante esta semana el Toyota Hilux de Gazoo Racing Sudáfrica. El test se lleva a cabo a 900 kilómetros de Johannesburgo, cerca de Bokhara. La división sudafricana de Gazoo Racing ha desplazado hasta allí dos Hilux como las que dominaron último el Dakar 2019 y a su piloto referencia a la hora de desarrollar el vehículo, Giniel de Villiers, ganador del Dakar 2009. Alonso se pasó el martes por las instalaciones de Gazoo Racing en Kyalami, donde Rob Howie, excopiloto del Dakar, le instruyó en los secretos del roadbook y la navegación por el desierto. 

El Toyota de Alonso en Suráfrica. / TOYOTA

"El primer paso es un test en un ambiente controlado, para que sepamos cuáles son las posibilidades. Quizás no le gusta, o quizás le va a quitar demasiado tiempo de su calendario al ver el nivel de dificultad de competir en el Dakar. Las habilidades de Fernando son excepcionales, lo hemos visto en los últimos 17 años. Ha evolucionado hasta ser uno de los mejores del mundo”, comenta Glyn Hall, Team Manager de Gazoo Racing Sudáfrica.

"Ha sido divertido"

"Ha sido divertido, diferente, sobre todo el entender cuanto puede aceptar el coche, que acepta una cantidad de maltrato importante porque vas sobre piedras, saltando, y responde a todo bien", comentó el piloto asturiano tras su primera experiencia en el desierto de Kalahari.

Alonso explicó que después de probar diferentes coches y en competiciones diferentes durante los dos últimos años, esta es "una oportunidad de probar algo muy diferente" a lo que está acostumbrado. "Esta disciplina en el motor es una de las más complejas. Luchas contra cosas que están fuera de tu control. No estás en una zona cerrada como los circuitos, estás en un espacio abierto, todo puede pasar, te tienes que adaptar, estar centrado durante mucho tiempo porque las etapas son muy largas y bueno, el Dakar es la carrera más dura del mundo", aseguró.

Los precedentes

Alonso tiene por delante los entrenamientos de las 500 Millas de Indianápolis, su gran objetivo del año 2019 y que tendrá luchar a finales de mayo. Antes, deberá enfrentarse a las Seis Horas de Spa, penúltima carrera del mundial de resistencia que concluirá en Le Mans a finales de junio y que Alonso lidera. En la segunda parte del año, ayudará a McLaren en el desarrollo del coche de F-1, pero disfrutará de más tiempo para realizar más tests con Toyota y valorar su posible participación en el Dakar de 2020. ”La segunda parte de la temporada se basa, con suerte, en más preparación para las grandes carreras de 2020. No planeo añadir demasiadas citas este año, sino más para el próximo año”, explicó esta semana en Oviedo, antes de viajar a Suráfrica. 

Ickx es el más famoso piloto de F-1 en vencer en el Dakar, aunque no el único. Jean-Louis Schlesser, ganador del raid  en 1999 y 2000  –con los buggies que él mismo construía— pasó de puntillas por la F1, como probador de Williams y sólo disputó el  Gran Premio de Italia. Cuando en los 80 el entonces París-Dakar era una religión en Francia y los pilotos galos eran mayoría en la parrilla de la F-1, Jean Pierre Jaussaud, Jean-Pierre Jabouille, Patrick Gaillard, Jean-Pierre Jarier, Philippe Alliot, Jacques Laffite e incluso Patrick Tambay tomaron parte en el raid.

Jochen Mass, Clay Regazzoni, Vic Elford… Han sido muchos los que dejaron los monoplazas de 900 caballos y 60 kilos de pesos por pesados coches de 350 caballos y dos toneladas, los que abandonaron los circuitos por el terreno abierto de las dunas y el desierto, pero ningún campeón del mundo de F-1 ha ganado el Dakar hasta ahora. Es lo que atrae a Alonso. Otra cosa es que le guste de verdad la conducción, y que se vea competitivo. Lo sabrá tras esta primera toma de contacto. Equipo ya tiene, y contrato con Toyota… solo sería cosa de renovar un año más.