Ir a contenido

ENTRENAMIENTOS DE F-1 EN MONTMELÓ

Leclerc imita a Verstappen y se convierte en el joven de moda de la F-1

El nuevo piloto de Ferrari clava los tiempos del tetracampeón Vettel en su primer día de test en el Circuit de Catalunya

El joven monegasco, de 21 años, anuncia con sus tiempos que piensa pelear por el podio en cada gran premio

Miguel Martínez

Charles Leclerc, piloto de Ferrari, es ya la gran novedad y sorpresa del Mundial-2019 de la F-1.

Charles Leclerc, piloto de Ferrari, es ya la gran novedad y sorpresa del Mundial-2019 de la F-1. / AP / MOISES CASTILLO

Max Verstappen hechizó a toda la estructura Red Bull con 16 años, tras proclamarse campeón del mundo de karting. Le hicieron debutar en F-1 con 17 años en Toro Rosso, y ganó su primera carrera en su estreno con Red Bull en Montmeló un año después. Hasta Daniel Ricciardo se fue de Red Bull ante la visión de toda una estructura volcada con su rápido, talentoso y maleducado compañero.

Ferrari se fue a pescar un clon al mismo sitio que Red Bull, al mismo año de nacimiento, 1997, y se fijó en al gran rival de Verstappen en el karting, aunque en lugar de hacerlo debutar tan pronto, lo ha ido madurando. Se llama Charles Leclerc, y no ha perdido el tiempo en su debut con Ferrari. El joven de 21 años ha clavado prácticamente los tiempos de Sebastian Vettel en la segunda sesión de tests en Montmeló, de nuevo en la cabeza de la tabla de tiempos. Como Verstappen, solo piensa en una cosa: colarse en el duelo Hamilton-Vettel por ganar carreras.

Max y Charles, vidas parelas

Verstappen nació un 30 de septiembre de 1997 en Hasselt, Bélgica; Leclerc, 16 días después en Mónaco. Miden y pesan lo mismo. Y se han pegado en los campeonatos mundiales de karting entre  2010 y 2013. A veces ganaba Leclerc, en otras vencía Verstappen, y sí, se chocaron alguna vez con polémica entre ellos. Red Bull se llevó a Max a la F-1 al año siguiente, mientras que Ferrari fichó a Leclerc para su programa de pilotos. Ganó la GP3 y la F-2 antes de debutar en la F-1 el año pasado al volante del Alfa Romeo (el segundo equipo de Ferrari), una carrera y formación más lógica, que podría clasificarse de meteórica si no fuera porque Verstappen acabó con todos los registros de juventud.

Max Verstappen conversa, en Montmeló, con uno de los técnicos de Red Bull-Honda. / EFE / ENRIC FONTCUBERTA

 Y como en la época del kárting, los dos jóvenes talentos coinciden, de nuevo, en la pista para luchar por ganar carreras, esta vez en la F-1. ”Me imagino que Charles y yo seremos como Hamilton y Vettel en el futuro, porque en algún momento la vieja generación desaparecerá”, dice Verstappen. “La edad no importa, los dos estamos preparados para ganar títulos si tenemos un coche competitivo”, añade el holandés.

 “Los dos querrán impresionar, querrán ganar”, explica Hamilton sobre los dos talentos de 21años. "Son mucho más jóvenes. Soy el tercer piloto más viejo ahora en la F-1, y solo tengo 33 años, pero tengo la experiencia para saber qué tengo que hacer para mejorar cada año”, añade el pentacampeón del mundo.

"Me imagino que Charles y yo seremos como Hamilton y Vettel en el futuro, porque, en algún momento, la vieja generación desaparecerá"

Max Verstappen

Piloto del equipo Red Bull-Honda

Verstappen ha ganado cinco carreras en los tres últimos años y, ahora, depende del rendimiento del motor Honda para saber si un sensacional chasis Red Bull le permite pelear por el título en el estreno del matrimonio de los coches de la bebida energética con el propulsor japonés. Leclerc sabe que disfruta de un coche ganador, aunque, a diferencia de Verstappen, su principal enemigo comparte garaje y atesora cuatro títulos mundiales. De momento, fue el más rápido del segundo día de test en Montmeló tras clavar los tiempos de Vettel en su estreno al volante del Ferrari, y sin lugar a dudas, será el gran atractivo de la temporada que arrancará en Australia en menos de un mes.

"¿Presión? No, no la noto. Más bien siento el apoyo y debo decir que soy feliz. Mi objetivo es dar lo mejor de mí y cumplir las expectativas del equipo", dice el educado chico nacido en Mónaco, que perdió a su padre el año pasado. "¿Cómo me encontré? Increíble. El coche es fantástico de pilotar. Las sensaciones de inmediato fueron excepcionales", dijo para concluir.