Ir a contenido

GP DE HUNGRIA DE F-1

Hungría barrunta el séptimo cambio de líder

Vettel domina los libres y podría recuperar la cabeza del Mundial frente a Hamilton, en el trazado que peor le va a los Mercedes

Miguel Martínez

Sebastian Vettel, en el interior de su Ferrari, en el circuito de Hungaroring.

Sebastian Vettel, en el interior de su Ferrari, en el circuito de Hungaroring. / EFE / ZOLTAN BALOGH

Son 17 puntos a favor de Lewis Hamilton frente a Sebastian Vettel, y ya saben, la victoria en F-1 se paga con 25 puntos. Pero el ratonero —“es como un circuito de karting adaptado a la F-1", dice Fernando Alonso— trazado de Hungaroring no va nada bien a los Mercedes, es uno de los tres circuitos, junto a Mónaco y Singapur, donde las 'flechas de plata' sufren más, donde Ferrari y Red Bull se muestran superiores a los campeones de los cuatro últimos años. Por eso, el anticuado trazado cercano a Budapest puede vivir el séptimo cambio de líder en el Mundial cuando el campeonato atraviesa su ecuador, la mejor forma de escenificar el temendo duelo que Hamilton y Vettel viven en pos de su quinto título.

Los Red Bull dominaron la primera sesión de libres, pero en la segunda fue el Ferrari de Sebastian Vettel quien marcó el mejor tiempo por delante de los coches azules de Daniel Ricciardo y Max Verstappen, y de su compañero en Ferrari Kimi Raikkonen. Y por detrás los dos Mercedes. Y no son juegos artificiales en dos sesiones libres, sino el verdadero potencial de los tres grandes equipos en este trazado, donde el calor, además, puede castigar aún más las ruedas traseras que habitualmente sobrecalientan los Mercedes.

El equipo Mercedes ha entrenado hoy el cambio de ruedas en el coche de Lewis Hamilton. / AFP / FERENC ISZA

Aunque esa es solo la fotografía de las posibilidades mecánicas. Otra cosa es el factor humano, y sobre el 'paddock' de Hungaroring aún planea la imagen del error infantil de Vettel en la carrera de la semana pasada, cuando estrelló su Ferrari contra el muro, cuando era líder a pocas vueltas del final. Es el peaje de la presión, que el alemán suele encajar peor que Hamilton. "Tendríais que hablar con el equipo para ver cómo he crecido como piloto desde que me uní al equipo. Veríais cómo reaccionaba antes en los fines de semana duros y cómo ahora intento ayudar a levantar al equipo cuando tenemos un resultado malo”, explica Hamilton, quien desvela que es el Mundial “con mayor presión de los últimos años”, y consciente de que “Ferrari ha dado un paso adelante, sobre todo en clasificación, en la que sabemos que tenemos que trabajar duro”:

Y tras los seis mejores coches de la parrilla, en la denominada 'clase media', Carlos Sainz finalizó octavo en un circuito donde puede explotar las mejoras del nuevo alerón delantero del Renault, que su compañero Niko Hulkenberg estrenó la semana pasada en Hockenheim. El madrileño está pendiente de aclarar su futuro, lo mismo que Alonso —“decidiré después del verano”, insiste el asturiano— que finalizó 12º, sin apenas mejoras en su McLaren desde que estrenó un nuevo morro en el GP de España, en el mes de mayo. Demasiado tiempo.

0 Comentarios
cargando