Ir a contenido

GP DE CANADÁ DE F-1

Vettel se da un paseo por Montreal con su Ferrari

El alemán arrebata el liderato del Mundial a Hamilton tras un triunfo plácido en una una carrera tediosa

Sebastian Vettel (Ferrari), vencedor del GP de Canada.

Sebastian Vettel (Ferrari), vencedor del GP de Canada. / AFP / MARK THOMPSON

Nada que ver con las excitantes carreras de ediciones anteriores. Sebastian Vettel (Ferrari) se dio un auténtico paseo para firmar la victoria número 50 de su carrera por el Gran Premio de Canadá mas aburrido que se recuerda. Valtteri Bottas (Mercedes) jamás le inquietó, mientras que algunos problemas en el motor dejaron a Lewis Hamilton sin capacidad para luchar por el podio, sin armas para defender el liderato en el mundial que ha pasado a manos de Vettel por un solo punto. Para rematar el tedio, Fernando Alonso (McLaren) se retiró por un problema en los escapes. Era su gran premio número 300, y también en el segundo abandono consecutivo por avería.

Estreno triunfal de Ferrari

Ferrari maximizó la oportunidad que el brindó Mercedes. Mientras los italianos llegaron a tiempo con la evolución de su propulsor —dos o tres décimas por vuelta— los alemanes encontraron un problema de última hora que aconsejó posponer el estreno a la siguiente carrera —si todo va bien— en Francia.  Mercedes no solo se vio en pista con un coche más lento, sino que de paso, tuvo que alargar la vida del viejo motor de seis a siete carreras. Por ahí aparecieron algunos problemas para Hamilton que explicaron su falta de combatividad tras ceder a Daniel Ricciardo la cuarta posición durante las paradas en boxes. Los mecánicos de las flechas de plata limpiaron los radiadores durante el cambio de ruedas, y los problemas de temperatura fueron a menos, lo que permitió a Hamilton atacar a Ricciardo en las vueltas finales.

Hamilton, lejos del podio 

Además de algunos problemas en el motor, no fue el fin de semana de Lewis Hamilton, al que el costó hacerse con los reglajes del coche en un circuito donde ha vencido en nada menos que en seis ocasiones. Con Hamilton lejos del podio, y los dos Red Bull sin capacidad para inquietarle, Sebastian Vettel solo necesitó vigilar a Bottas, al que mantuvo siempre fuera de la acción del DRS, con diferencias que fueron aumentando paulatinamente hasta los diez segundos. El finlandés acabó la carrera defendiéndose de Verstappen.

Solo un coche de seguridad podría haberle complicado la carrera, pero la estadística que dice que casi siempre se neutraliza la carrera por un accidente se cumplió demasiado pronto, en la segunda vuelta, cuando Lance Stroll estranguló contra el muro a Brendon Hartley y ambos acabaron fuera de carrera. Pudieron esquivarle Alonso y también Carlos Sainz, que completó una buena carrera junto a su compañero Nicko Hulkenberg, para atrapar la séptima y octava plaza.

0 Comentarios
cargando