Ir a contenido

Masturbación: ¿Por qué es importante tanto en la mujer como en el hombre?

La palabra 'masturbación' aún viene cargada de polémica. Hoy intentaremos naturalizarla y ver para qué y por qué es importante

Elena Crespi Asensio

Una mujer toca sus genitales.

Una mujer toca sus genitales.

La masturbación es una herramienta de conocimiento del cuerpo y de conocimiento sexual, pero cuando hablamos de los genitales y de la masturbación, propiamente, nos sentimos extrañas. Sobre todo las mujeres. Nos sentimos incómodas al hablar de los genitales y, en cambio, podemos hablar con bastante normalidad de cualquier otra parte del cuerpo.

■ ¿Por qué es bueno masturbarse? 8 beneficios

¿Por qué tratamos diferente esa parte del cuerpo? Por la educación que hemos recibido. La educación ha hecho que sean, aún a día de hoy, una zona tabú. Sin embargo, tenemos que trabajar para que los genitales sean una parte del cuerpo tan natural y bonita como cualquier otra. Porque aquí encontramos una diferencia importante entre cómo se consideran los genitales masculinos y los femeninos. Un hombre cisgénero, en general, mira su pene y (a no ser que tenga algún complejo importante) suele estar orgulloso de él, tiene contacto diario y lo conoce a la perfección. La mujer cisgénero tiene sus genitales escondidos, eso hace que el acceso sea más difícil y tenga menos relación con ellos.

¿Y qué sucede con la masturbación? La mayoría de chicos conocen la masturbación de manera natural: por curiosidad, un día alguien les habla de ello o alguien les enseña cómo hacerlo. Es vox populi que los chicos se masturban. Con las chicas es distinto: hasta ahora, casi nadie hablaba de la masturbación femenina, se daba por supuesto que las mujeres no se tocaban. Y yo he conocido a muchas mujeres que me han comentado (en consulta y fuera de ella) que nunca se han masturbado. En cambio no he conocido ningún hombre que no lo haya hecho.

¿Por qué la masturbación tiene mala fama? Lo relacionamos con algo sucio, pecaminoso o vergonzoso. Nada más lejos de la realidad. La masturbación es importante porque es la manera que tenemos de conocer nuestros genitales y cómo funciona nuestra respuesta sexual individual. Y si nos conocemos, si sabemos cómo somos y qué nos gusta, será mucho más sencillo disfrutar y compartir todo este conocimiento y placer en pareja, cuando queramos. Conocer esta zona de nuestro cuerpo es algo más complicado cuando se tienen unos genitales femeninos que no se ven a simple vista y esto hace que los desconozcamos más y tengamos menos 'cariño'. Mirar, tocar y conocerse puede aportar muchos beneficios para la propia salud, la salud sexual y el placer.

Y termino comentando algo que creo esencial: siempre se ha vinculado la masturbación con algo que se hace cuando no se tiene pareja o cuando no se está satisfecho con el sexo en pareja. Mentira. Reservar un espacio para la masturbación, para el placer a nivel individual, es muy importante para cuidar la salud sexual, seguir conociendo nuestro cuerpo y para regalarnos un orgasmo en solitario de vez en cuando.