Ir a contenido

Aquí te pillo... 4 claves para el sexo rápido

Elena Crespi Asensio

Una pareja, en un coche

Una pareja, en un coche

¿Cómo se puede conseguir mucho placer con el 'aquí te pillo, aquí te mato' que tanto tenemos en mente? ¿Realmente es tan sencillo como parece? 

Vemos en cualquier película o escena televisiva a una pareja teniendo sesiones de sexo rápido. ¿'Fast sex' le podríamos llamar?  Y parece que ambos gozan, se excitan y saben perfectamente lo que el uno quiere del otro. Pero, en la vida real, nos encontramos que esas sesiones rápidas muchas veces generan frustración, porque los ritmos de una persona y los de la otra no tienen por qué ir tan igualados como para poder excitarse y tener placer tan de prisa y tan sincronizados.

Veamos cuatro claves que ayudan a tener un mejor 'fast sex':

  • 1. Mucho juego previo (precalentamiento): el sexo rápido es aquello que pasa explícitamente cuando hay masturbaciónsexo oral o penetración, pero para que en ese momento se pueda ir directo al grano puede (o debe) haber un precalentamiento muy importante. ¡Hay que preparar el motor para que no se nos rompa! ¿Y... qué es el precalentamiento? Pues puede ser cualquier cosa: miradas, comentarios, pequeños roces, algún mensaje subidito de tono para ir preparando la mente y el cuerpo... No nos calentamos de 0 a 100 en un segundo.
  • 2. Nivel de excitación muy elevado: el cuerpo y la mente deben estar ardiendo, bien porque ha habido un precalentamiento que ha hecho que el cuerpo y el cerebro estén a punto de estallar o porque se tiene una capacidad de excitación muy elevada. Normalmente, lo de pasar de 0 a 100 es mucho más masculino que femenino pero si cada mujer se conoce bien o el juego en pareja en ese preciso momento es intenso y acertado... una mujer también puede acelerar rápido.
  • 3. Hacer aquello que más pone el uno al otro: para ello es muy importante que haya una buena comunicación sexual. Aquello que más gusta a cada uno es único y exclusivo para cada uno y no tenemos poderes mágicos para adivinar qué es lo que pone los pelos de punta a nuestra pareja. Para ello, es importante aprender juntos qué es lo que más excita a uno mismo y al otro. No hagamos que el sexo sea aquello que todos hacemos pero de lo que no hablamos (al menos con nuestras parejas sexuales).
  • 4. No tener expectativas irreales: en la ficción, el sexo rápido es perfecto. Estos días veíá una escena en una serie de televisión... “Si me quieres, demuéstramelo aquí y ahora” le decía la chica al chico. Y el chico le daba un beso apasionado, le desataba los botones de la camisa, le bajaba los pantalones y la ropa interior, él sacaba su pene, la penetraba vaginalmente y en dos minutos habían terminado una relación sexual muy placentera para ambos. Y... ¿en la vida real? ¿Eso es así? La mayoría de veces no. A no ser que se den los tres puntos anteriormente descritos. E imaginaos si pongo el ejemplo de una película pornográfica... en la mayoría de películas de la industria del porno, el sexo puede durar mucho rato pero van directos al grano y todo el mundo está a punto en un plis plas... Y, en la vida real, no tiene porqué ser así. El cine es ficción, recordémoslo, estemos hablando de 'Star Wars', de 'Superman', del porno o de las comedias románticas de domingo por la tarde... todo ficción. Por lo que no podemos dejarnos llevar por esa ficción y marcar nuestras expectativas sexuales según la ciencia ficción que otros tienen en su cabeza y que puede distar mucho de la realidad.

En el sexo, el cuerpo está diseñado para ir deprisa, es decir, está fabricado para que un hombre pueda tener una erección y eyacular de manera muy rápida. Y eso es así para que la especie pueda reproducirse. Pero cuando hablamos de placer ya estamos entrando en otros caminos: el placer no tiene porque llegar rápidamente: sobretodo si hablamos de dos personas juntas, jugando y teniendo sexo. Ahí es donde debemos aprender a sincronizar dos cuerpos, dos mentes, dos sexos. Y para ello son claves los 4 puntos anteriores. Para que los dos aprendan a gozar juntos. ¿Os animáis a leer este artículo con vuestra pareja? Así tendréis una excusa para empezar a mejorar vuestra comunicación sexual...