Ir a contenido

Sexualidad y sociedad

El beso, la antesala del sexo

Elena Crespi Asensio

Imagen de archivo de un beso.

Imagen de archivo de un beso. / ARCHIVO

La adolescencia, esa época efervescente en donde las pasiones se desatan, la excitación está presente en cada rincón, el sexo pasa de ser algo lejano a una curiosidad cada vez mayor… La adolescencia solía ser la época en la que los besos duraban más tiempo, eran más apasionados y despertaban los 5 sentidos.

Esa no es la única etapa en la que los besos cobran una importancia especial. También en el inicio de una relación de pareja los besos se convierten en un potenciador del deseo.

Pero a medida que pasa el tiempo, que se gana confianza, que se descubren otros juegos para hacer en la cama… los besos apasionados quedan arrinconados y, muchas veces, se convierten en algo fugaz para ir a lo que "realmente importa": el sexo.

¿Y qué sucede si nos olvidamos de los besos o los convertimos en algo de poca importancia?

Entonces, puede ser que algunos aspectos de la relación se vayan deteriorando… la pasión puede ir disminuyendo, el beso queda relegado a aquel pico de hola y de adiós o a la señal que nos dice que la pareja “quiere tema”.

Desaparece el beso por el beso, esos segundos interminables (a veces incluso algún minuto) en el que los labios se mezclan, las lenguas se entrelazan… y no solamente estas dos partes del cuerpo cobran importancia… Las manos tocan el cuerpo del otro, los ojos se cierran para sentir más, o se abren para mirar a quien se está besando, el corazón empieza a palpitar más de prisa, se nota un hormigueo entre las piernas… el tiempo parece que se ha parado, el mundo ha desaparecido. Solamente existe ese momento.

Es probable que al leer esto te apetezca volver a tener un beso así, ¿verdad? Pero con el tiempo y los años de relación quizás has dejado que los besos con tu pareja hayan ido desapareciendo…

En mi consulta aparecen muchas parejas con dificultades y la mayoría de ellas ya no se besan como antes. Eso no significa que estén mal porque no se besan pero es curioso que un rasgo común entre ellas sea que los besos son escasos o casi nulos. Y los besos apasionados aún más.

Y los besos tienen muchas ventajas para la relación. De hecho, me sorprende gratamente cuando alguna vez propongo a alguna de las parejas que vienen a verme que se dediquen solamente a besarse durante unos minutos. Que se olviden de todo y que busquen un rincón de su tiempo para poder besarse como hace tiempo que no lo hacen… y las mariposas en el estómago (y un poco más abajo…) vuelven durante unos segundos…

Es cosa nuestra y de nuestra pareja poder mantener la chispa gracias a los beso de verdad…

Y no puedo evitar repasar algunos de los besos más apasionados de la historia del cine… internet está plagado de ellos… y espero que me digáis cuál es vuestro favorito (salga o no en esta pequeña muestra)…

- La escena del barro de 'Ghost':

Fijaros… el contacto empieza por las manos… ahí empieza la escena de seducción. Pero el beso es muy importante.

- El apasionado beso del 'Diario de Noa':

El beso que derrite a muchas mujeres siendo Noa quien toma la voz cantante y besando a Allie contra la pared.

- 'Match Point':

Otro beso apasionado bajo la lluvia… ¿Qué tendrá la lluvia que hace que los besos sean tan desenfrenados?

- 'Dirty Dancing':

Ese beso juguetón mientras ambos están bailando… y, ¿qué mejor que un buen baile para incrementar la temperatura de un beso?

Yo he seleccionado estos cuatro que me gustan a mi  particularmente… ¿Cuál es vuestro beso de película? Pero recordad… la realidad puede superar y debe superar la ficción… ¿Os animáis?

www.elenacrespi.com - @tarongesenceres