11 ago 2020

Ir a contenido

Pagar por tener sexo

¿Tener sexo debería ser un acto de libertad y solamente puede ser gratuito? ¿Qué sucede con aquellas personas que hacen del sexo su trabajo? ¿Puede ser eso un acto libre?

ELENA CRESPI ASENSIO

La C-17. La carretera que me lleva desde Torelló, mi pueblo, a Barcelona…  Una carretera que siempre ha estado transitada por prostitutas a pie de asfalto. Quizás ahora son más difíciles de ver. Pero siempre había un par de puntos en el trayecto donde podías ver a alguna mujer (con pantalones muy cortos y escotes muy pronunciados) intentando “vender su producto” a quienes pasaban por allí.

Se para un coche, una prostituta sube en él. Adiós coche. Se para otro coche, una prostituta se baja. Gracias por los servicios prestados. Una oficina ambulante. Sol. Lluvia. Frío. Hielo. Viento.  ¿Son las mejores condiciones de trabajo para las mujeres que están trabajando a pie de carretera? Evidentemente, NO.

En la misma carretera hay algunos clubs nocturnos. Luces de neón rojas. “Whiskería”. Coches aparcados. Música. Habitaciones. Al menos las mujeres que trabajan ahí dentro no tienen que aguantar el frío o el calor o correr bajo la lluvia. Una oficina fija. Pero… ¿tienen, también, las mejores condiciones de trabajo? Posiblemente NO.

¿Qué se esconde detrás de una mujer que ejerce la prostitución? ¿Quién está “tras el negocio”? Para mí, esto es muy importante. Quien se lucra con la necesidad (no la libertad) de los demás no debería ser quien está tras este tipo de negocios. Y sí, es cierto, existen mujeres y hombres que desean trabajar dando sexo a cambio de dinero de manera voluntaria. Pero también son muchas las personas que se ven obligadas a trabajar en este sector sin quererlo o pensando que no tienen más remedio. Y tras estas personas hay mucho sufrimiento. Y es eso lo que se debería evitar.

Podemos hacer varias cosas:

  • Dar nuestra opinión, valiéndonos de nuestra moralidad para decir si está bien o no que una mujer o un hombre cobre por tener sexo (y que su cliente pague por ello)
  • Opinar acerca de las condiciones de trabajo en las que se encuentra este colectivo.

Yo no soy quien para decir si la prostitución está bien o mal. Pero creo que si una sociedad quiere avanzar en este tema, un primer paso es regular este negocio para evitar que tras de él se escondan mafias de trata de personas. Por lo tanto, un marco normativo legal para ejercer el trabajo sexual voluntario me parece una buena medida para empezar. Un marco normativo que pretenda dar protección y seguridad a las trabajadoras sexuales.

Y es cierto que antes decía que hay personas que ejercen libremente la prostitución. Yo he conocido algunas. Pero la mayoría de mujeres que he conocido que son o han sido prostitutas hubieran elegido otra profesión  para poder sobrevivir.

Les preguntaría tantas cosas a las escorts que trabajan en Perla Negra Barcelona. Y tengo ganas de conocerlas para que me expliquen como viven su trabajo. Porque ellas han elegido, libremente, trabajar de escort. Me entra mucha curiosidad conocer su punto de vista.

Hace unos días, y gracias a la propuesta del Ayuntamiento de Barcelona de establecer un marco legal para regular el trabajo sexual voluntario, he tenido la oportunidad de conocer Perla Negra. Y entrar en su web y ver los servicios que prestan me ha puesto en una situación de confusión.

Garantizan que quienes trabajan allí están en las mejores condiciones: un buen local, seguridad, buenas medidas higiénico-sanitarias y un excelente nivel de servicio. Y no lo dudo. Eso sí, al ver las fotografías de las chicas que trabajan allí hace que de mucho más valor al hecho de que elegir este trabajo (y cualquier otro trabajo) debería ser algo voluntario. Esta es una cuestión muy importante para no convertir este negocio en un “mercado de carne”. Pero ya os digo que no soy yo quien debe decir si la prostitución está bien o mal…

En el fondo, el mundo se cambia paso a paso. Y el primer paso para regular este negocio y mejorar las condiciones laborales de quienes deciden, libremente, ejercer la prostitución es establecer un marco legal de protección y seguridad.

Quizás este sería el primer paso para erradicar la prostitución que se ejerce de manera forzada. Este es el verdadero problema.

www.elenacrespi.com - @tarongesenceres