Ir a contenido

Mujer y sexualidad

No me toca bien

Muchas mujeres creen que el poder de su placer y de sus orgasmos reside en lo que hace o deja de hacer su pareja. Y ese no es el ingrediente principal para recibir buenas caricias. ¿Quieres saber cuál es?

Elena Crespi Asensio

No me toca bien

Hace años, al terminar una charla sobre deseo sexual femenino, una mujer bastante mayor se acercó a mi y me dijo “no hay mujeres frígidas sino manos inexpertas”...

La verdad es que estoy de acuerdo en que no hay mujeres frígidas ya que la frigidez es un término que hemos dejado de usar. Pero que la causa de que una mujer no disfrute y no sienta placer sea por las manos inexpertas de su pareja... no estoy del todo de acuerdo.

Veamos por qué...

Las manos de la pareja siempre tienen las de perder... nadie te tocará como lo haces tú misma. Nadie tendrá la misma exactitud en las caricias como tienen tus propias manos.

Por qué? Porque tú sientes lo que estás haciendo y, cuando tu pareja intenta acariciarte, no sabe lo que se sientes.

Hemos crecido con la creencia mágica de que si nuestra pareja nos ama va a saber exactamente lo que necesitamos y sabrá darnos placer. Pero la realidad está lejos de esta afirmación, por varios motivos:

- Cada cuerpo es distinto y las caricias que le pueden gustar a una mujer, quizás a otra le disgustan

Amar no significa tener la capacidad de adivinar el pensamiento y lo que siente el cuerpo del otro

- Lo que le puede parecer agradable a la pareja no tiene porque parecerle agradable a la mujer que desea ser tocada

¿Qué puede hacer una mujer para ser tocada como realmente desea?

-Conocer bien su propio cuerpo, saber qué caricias le son agradables y cuales no

-Enseñar a su pareja lo que le gusta. Y eso puede hacerse de diversas maneras:

· Diciéndolo abiertamente con un lenguaje positivo (es mejor decir lo que gusta que lo que no gusta). Por ejemplo: me gusta más cuando me acaricias así, puedes presionar un poco más, tócame de manera más suave...

· Mostrándole físicamente cómo le gusta ser acariciada: cogiendo la mano de la pareja y guiándola por las zonas predilectas y mostrando el movimiento, el ritmo y el nivel de presión que es más agradable...

Y es muy importante saber que el cuerpo de una mujer hoy puede funcionar de una manera y querer un tipo de caricias pero mañana quizás funciona de otra manera y desea recibir un tipo de caricias distintas al día anterior... precisamente por eso, cuando alguien desea acariciar a una mujer no puede saber qué tipo de caricia desea recibir en ese momento... por lo que es mucho más sencillo y se hace más divertido el juego si se indica qué es lo que apetece ese día en concreto.

¡Os animo a explicar a vuestra pareja cómo funcionáis para aumentar vuestra diversión sexual!