29 mar 2020

Ir a contenido

Sexualidad y pareja

Cuando ser un osito y cuando ser una pantera

Ternura, mimos, estabilidad, abrazos, dormir juntos, pasear de la mano... besar, pasión, fuego, deseo, seducción... ¿Qué grupo de palabras relacionáis con lo que podría ser un 'osito' y qué grupo de palabras estarían relacionadas con ser una 'pantera'?

Elena Crespi Asensio

Cada uno llevamos dentro un osito tierno o una pantera fogosa. Y, si me permitís, seguiré usando la analogía del osito y la pantera para resumir todo lo que cada uno implica y para entendernos fácilmente.

Supongo que, más o menos, habréis relacionada la ternura, los mimos, la estabilidad, los abrazos, el dormir juntos y pasear de la mano a las conductas que muchas personas relacionan con la etiqueta “osito” y que besar, la pasión, el fuego, el deseo y la seducción lo veréis más vinculado a la etiqueta “pantera”.

Quizás es bueno que cada uno detectemos cuál de los dos animales predomina en nosotros. ¿Eres más osito o más pantera?

Y si os pregunto que me digáis cuál de los dos creéis que es mejor para mantener una relación de pareja… ¿Qué me diríais?

Evidentemente, para mantener la relación de pareja necesitaremos de ambas cosas. Pero hay quien deseará que haya más ternura que pasión, y viceversa.

Lo ideal sería que una pareja encontrara el equilibrio y buscaran, más o menos, la misma cantidad de mimos que de fuego… pero, en consulta, es habitual encontrarnos a dos personas que puedan querer distintas cosas.  Una de las dificultades más importantes que puede encontrarse una pareja es cuando se juntan un osito (que tenga muy poco o nada de pantera) y una pantera (que tenga muy poco o nada de osito). En esta situación nos podemos encontrar que:

-El osito: busca situaciones de intimidad en donde estar juntos, abrazados, compartiendo un rato de mimos y de ternura juntos ya es suficiente. Dando poca importancia o nula a aquellos encuentros más explícitamente sexuales donde el cuerpo sea el vehículo del placer. Para alguien que es mucho más osito que pantera el sexo en pareja puede llegar a ser, incluso, una molestia, algo sucio, algo solamente corporal en donde el amor queda relegado en un segundo plano y lo importante es demostrar el amor a través de situaciones tiernas.

-La pantera: buscará situaciones en donde la seducción tenga un papel importante. Intentará acercarse más a nivel corporal y con conductas encaminadas a un acercamiento más sexual. La vía por la cual se expresa el amor es a través del contacto, de las sensaciones placenteras, de “hacer el amor” con la pareja. Hay algunas panteras, incluso, que ven el fuego, la pasión, el sexo en pareja como la forma más natural de mostrar amor al otro (a la pareja, claro).

¿Qué nos solemos encontrar habitualmente en el contexto terapéutico? (Debemos tener en cuenta que lo que sucede en terapia no necesariamente corresponde con lo que le sucede a todo el mundo)

-Desde siempre hemos encontrado muchos más ositos hembras: mujeres que han dado más importancia a aquella parte más tierna de la relación que a la parte más explícitamente sexual. Algunas, incluso, llegando a evitar todas o casi todas las situaciones sexuales que la pareja pueda proponer (¿Estaríamos ante una dama victoriana?)

-Por el contrario, el terreno de la pantera siempre había sido más masculino: siendo los hombres los que daban más importancia al acercamiento sexual como parte imprescindible de la relación de pareja. Incluso algunos de esos hombres ponían por encima de todo, en el pilar más alto de la relación, el sexo llegando incluso a buscar solamente eso en la relación de pareja y de manera poco habilidosa (¿Los cromañones?)

Hoy en día, seguimos encontrando estas situaciones pero añadimos más variedad a lo que sucede a hombres y mujeres:

-Cada vez son más las mujeres que desean jugar y no les da miedo mostrar la pantera que llevan dentro

-También hay muchos más hombres que encuentran y se sienten cómodos con su lado más osito…

Y eso nos lleva a encontrarnos otro tipo de demanda terapéutica en la que nos encontramos a una mujer pantera que desea jugar, seducir, aumentar el fuego, “hacer el amor con su pareja” y que elige como compañero en este viaje a un osito que esquiva las situaciones de seducción, de juego, de picaresca…  Hace años, hubiera sido impensable encontrar un motivo de consulta de este tipo, ya que los hombres eran obligados, socialmente, a ser auténticas panteras y a las mujeres siempre se les ha permitido ser más ositos. (En las parejas homosexuales, también puede darse una situación de este tipo… hablaremos más concretamente de ellas más adelante. Hoy nos centramos en las parejas heterosexuales).

Los tiempos cambian y las “nuevas” dificultades que nos llegan a terapia también, aunque siempre se mantienen las de siempre…

Os propongo un juego… buscad a la pantera que lleváis dentro, esa que desea seducir y jugar… ¿me explicáis qué maneras de seducir se os ocurren? Os reto a que me lo contéis, quiero coleccionar vuestros juegos para que nos ayuden y nos sirvan de ejemplo para aquellas personas que se han quedado atrapadas dentro de su osito y desean salir.

Pero también os propongo el juego a la inversa… ¿me contáis qué situaciones de ternura y de mimo os ayudan a fomentar la relación con vuestra pareja?

Espero vuestros mensajes a través  twitterFacebookmail…  Solamente necesito que me contéis una situación osito o pantera y que me digáis:

-si sois hombre o mujer, heterosexuales u homosexuales, si tenéis pareja estable o no y la edad que tenéis.

¡Vamos a hacer un experimento! ¿Queréis formar parte de él?

www.elenacrespi.com – www.iesp.cat – www.interpersonal.cat