Ir a contenido

Amor

Del amor a la muerte

Lamentablemente hay quien cree que el amor implica celos y posesión. Nuestra sociedad ha reforzado esa idea. ¿Realmente eso es amor? ¿Cómo hemos llegado a un modelo así? Las consecuencias de pensar que amor es poseer al otro/a pueden llegar a ser fatales.

Elena Crespi Asensio

Estos días estamos consternados por el caso de Alba, la chica de Tárrega que ha muerto, presuntamente, a manos de quien fue su pareja. ¿Cómo se puede llegar a una situación de este tipo? Son muchos los casos de violencia dentro de la pareja que terminan de manera fatídica, demasiados. Y hay muchos que permanecen entre nosotros de forma latente. Y yo me pregunto... ¿cómo una relación de pareja puede convertirse en una relación patológica, tóxica, hasta llegar a tales extremos?

Creencias populares

"Si está celoso significa que te quiere", "los celos son buenos en una relación de pareja, son normales", "La quiero, por eso es el centro de mi vida, todo quiero hacerlo con ella", "si tengo pareja, ya no tengo que salir tanto con mis amigos", "mi pareja confía en mi porque yo no visto provocativa", etcétera.

Son muchas las frases que están comúnmente aceptadas entre las parejas, jóvenes y adultas. Damos por sentado que si estamos en pareja:

-los celos son una prueba de amor

-sentimos que nuestra pareja nos pertenece

Veamos si es así:

¿Los celos son una prueba de amor? Yo diría que son fruto de la desconfianza y para poder alimentar toda relación de pareja la confianza debería ser uno de los  ingredientes principales. Por lo que si incorporamos los celos... estaríamos cultivando otra cosa que no sería amor.

Hay quien habla de los celos sanos... entiendo qué quieren decir pero si son sanos, seguramente ya no estamos hablando de celos.

¿Qué es sano, entonces? Cuidar la relación, tener presente que una relación nunca está 100% asegurada... y eso debe hacer que tengamos motivos para querer "regar" y cuidar la relación.

¿Nuestra pareja nos pertenece?

No, nuestra pareja no nos pertenece. El amor sano implica que dos personas estén juntas de manera libre. La libertad sería el oxígeno de la relación. Si negamos la libertad a nuestra pareja la estamos condenando a la asfixia. Pero socialmente aceptamos limitar nuestra libertad, cambiar por nuestra pareja, “sacrificarnos” por la relación, etcétera.

Redefinir el amor

Para poder construir relaciones de pareja que no sean tóxicas, quizás deberíamos redefinir el amor. Dejar claro qué ingredientes configuran el amor sano y qué ingredientes implican toxicidad.

Debemos redefinirlo porque las nuevas generaciones de adolescentes crecen con una idea completamente distorsionada de lo que implica el amor. (Creo que siempre ha habido distorsión). Las letras de algunas canciones, el hilo argumental de muchas películas, sumado a la eterna idea del “sacrificio por amor” y de que los celos son señal de amor crean una visión completamente errónea de lo que es el amor.

¿Ya sabes qué es el amor verdadero para ti?

www.elenacrespi.com - www.iesp.cat - www.interpersonal.cat