HONDA CB 125 R

Honda CB 125 R, un 125 que te atrapa

Una imagen impactante, acabados de primera y buen dinamismo son parte del atractivo de esta resolutiva 125cc.

51096 honda-cb125r-ym18-300
Honda CB 125 R. | HONDA
@sergimejias

Honda nos seduce con la renovada familia CB y la trilogía formada  por la CB125R, CB300R y la CB1000R. En este caso estamos ante el modelo de acceso, la CB125R, pero que poco tiene que envidiar de sus hermanas mayores ya que hereda todos los componentes de la CB300R excepto el escape y el motor, claro.

Estéticamente resulta rompedora. Honda ha bautizado esta saga como Neo Sports Café en el sentido de la convergencia de tendencias para destilar una imagen única, hecha a imagen y semejanza de la CB1000R con ese frontal presidido por una óptica con tecnología Led y una trasera minimalista.

La CB125R llega equipada con componentes de primera. La suspensión delantera es una horquilla invertida con barras de 41 milímetros, la misma medida que la X-ADV mientras que la pinza de freno de cuatro pistones y disposición radial (más potente) la hereda de la Africa Twin.

DETALLES DE MOTO GP

El cuadro de instrumentos es digital y cuenta con funciones como un avisador luminoso programable para cambiar de marcha y otro testigo cuando tenemos el caballete puesto. Este último detalle es un guiño a la RC213V-S, la MotoGP matriculable de Honda, pues el responsable del proyecto de las dos motos ha sido el mismo. Y el ingeniero japonés también ha realizado dos guiños más a la RC213V-S como es la ubicación de la batería y la IMU (el cerebro electrónico), aunque en el caso de la CB125R solo se encarga de gestionar el ABS.

Respecto al motor, Honda confía en una mecánica de dos válvulas en lugar de cuatro para primar la respuesta a bajo y medio régimen, rango en el que nos moveremos al circular por la ciudad. Se trata de un motor de 13,3 CV con refrigeración líquida y un consumo de un litro cada 48,4 kilómetros. Si lo unimos a un depósito de 10,1 litros, la autonomía es de unos 480 kilómetros.

FÁCIL Y AMABLE

En una primera toma de contacto, Motor Zeta pudo comprobar de primera mano la suavidad de funcionamiento de esta naked (sin carenado). Parte de su secreto está el escaso peso. La CB125R es la moto más ligera de su categoría con un peso de 126 kilos en seco. En parado se maniobra con suma facilidad y en marcha siempre te lo pone fácil con un motor que tiene mucha vida entre las 4.000 y 8.000 rpm. La velocidad máxima, de 118 km/h en llano, puede resultar algo justa aunque más que suficiente. Y el precio es de 4.275 euros.