inteligencia artificial

Los conductores quieren coches con "sentido común"

Los usuarios valoran que los sistemas de infoentretenimiento sean personalizables, aunque ponen en duda su privacidad.

Un coche con el sistema de conectividad.
Un coche con el sistema de conectividad. | PCS DG**NY**

Laerke Saura Birk

El futuro en el mundo del automóvil se acerca. Algunos lo esperan con temor, y otras con emoción. Lo que sí que está claro es que aún quedan muchas cosas por llegar, y que nuestros coches están a punto de convertirse en algo inimaginable.

¿Ejemplos? Infinitos. Uno de ellos nos lo trae Toyota, que está desarrollando vehículos capaces de hablar entre ellos. El Grupo Volkswagen también se ha tirado en la piscina de la innovación, y su propuesta más reciente ha sido un sistema de aparcamiento autónomo para los vehículos de sus marcas.

Las marcas lo tienen claro: hay que apostar por la innovación y en la Inteligencia Artificial (IA) para que nuestros vehículos sean capaces de hacer cosas realmente asombrosas. Ahora tan solo falta que el consumidor lo vea con los mismos ojos, y tenga ganas de poner a prueba estos sistemas.

El proveedor de soluciones de lenguaje de voz Nuance Communications ha analizado la predisposición de los usuarios a la hora de usar estas tecnologías, y concluye que ocho de cada diez usuarios aseguran que prefieren la navegación inteligente del asistente de automoción que tome decisiones basadas en la comprensión y en el conocimiento.

Una buena conectividad también es clave para una movilidad inteligente. 

Además, los conductores prefieren unos sistemas que sean capaces de ayudar con la planificación de las rutasinformes meteorológicos o prioridades de estacionamiento. Aún así, los usuarios se muestran preocupados ante la privacidad de los datos.

"Los asistentes de automoción inteligentes nos ayudarán a tomar mejores decisiones y de forma más rápida, mejorando nuestra productividad, comodidad y seguridad. Las funciones avanzadas de IA como la contextualización, personalización o la interoperabilidad con otros asistentes tanto dentro como fuera del vehículo, generan una experiencia del usuario totalmente personalizada", apunta Fátima Vital, de Nuance. 

Vital añade que los coches terminarán adaptándose a sus conductores, aprendiendo de ellos y anticipándose a sus necesidades, siendo inteligentes y 'aprendiendo' constantemente de los conductores. Además, la compañía detalla que los futuros asistentes para coches conectados tendrán que cumplir con una serie de requisitos imprescindibles, como estar fácilmente disponibles y tener en cuenta la privacidad de datos.

En resumen, se puede decir que los conductores buscan un sistema con sentido común y que conozca al usuario al detalle.