MotoGP

el análisis

Las claves para entender mejor el GP de Catar

Hacía dos años que una carrera de MotoGP no se resolvía con una diferencia tan estrecha.

Dovizioso y Márquez mantuvieron un duelo que puede marcar la temporada
Dovizioso y Márquez mantuvieron un duelo que puede marcar la temporada | EFE
@F1Viaplana

MotoGP empezó el pasado domingo en Catar con una extraordinaria victoria de Andrea Dovizioso, que por tercera carrera consecutiva se impuso en un duelo frenético a Marc Márquez. Este campeonato promete emociones fuertes y la duda radica ahora si habrá más pilotos que puedan inmiscuirse en la lucha por el título.                                                                                     

1. 27 milésimas, ¿Un mundo?

Que Andrea Dovizioso y Marc Márquez se jugaran la victoria en Catar no fue una sorpresa, como tampoco lo fue para mí que entrasen tan pegados. De hecho, la carrera de Losail fue una repetición de las últimas carreras del 2017, en la que ambos se mostraron superiores a sus rivales. ¿Veremos una repetición de este duelo en 2018? Es la duda que flota en el ambiente, aunque en estos momentos nadie lo pone en duda y, quizás, la incógnita solo radica en si habrá alguien que ose inmiscuirse en la batalla. Esperemos que si.

La igualdad fue tan notable que no había un final tan apretado en MotoGP desde el GP de Italia de 2016, en el que Jorge Lorenzo aprovechó el rebufo de la Honda de Márquez para superarle en la larga recta de Mugello por 19 milésimas. Dovizioso aprovechó las características de su Ducati, que se adaptan mejor a Losail, para imponerse en un gp en el que en 2017 ya fue segundo y en el que la moto italiana dominó globalmente en entrenamientos. El resultado permite ser optimista a Marc. Él y su moto han dado un paso al frente.

2. Valentino Rossi es eterno

Podemos hablar de la lucha Dovizioso-Márquez, del excelente fin de semana de Álex Rins, de la progresión de Viñales o de la extraordinaria pole de Johann Zarco, pero de lo que no tengo ninguna duda es que Valentino Rossi ha vuelto a demostrar que es eterno. ‘Il dottore’, que la pasada semana anunció su renovación con Yamaha hasta el 2020, es decir, si cumple el contrato hasta que tenga 41 años, fue una de las grandes sorpresas del fin de semana. El italiano, como los buenos vinos, cuanto más viejo mejor.

Dije hace unos días que Valentino Rossi tendría que ser considerado como ‘Patrimonio de MotoGP’, tanto por sus nueve títulos como por el hecho de que si sigue hasta finales del 2020 habrá cubierto 25 años en el Mundial, siempre en la primera línea de fuego. Pero, ciertamente, Rossi no deja de sorprenderme. La pretemporada no fue buena, pero a medida que avanzó el fin de semana se creció y su tercera posición final, terminando en el mismo segundo que Dovizioso y Márquez, reflejan su talento y espíritu competitivo. ¡Grande!

3. Viñales, de un año a otro media un abismo

Nada que ver entre el arranque de temporada de Maverick Viñales en 2017 con el que ha tenido en este curso. De hecho, no nos llevemos a engaño, ya se preveía. La pretemporada ya no tuvo nada que ver y ello se ha reflejado sobre la pista en el primer gran premio. Del piloto que arrasó hace un año en las dos primeras carreras media, abiertamente, un abismo.

Maverick Viñales vivió otro fin de semana complicado en Catar, alargando los problemas que ya evidenció en el último ejercicio. El de Roses salvó los muebles al final con una sexta plaza que maquilló las prestaciones globales de un fin de semana que estaba resultando un desastre. Entró en la qualy por la campana, aunque su posición en parrilla, duodécimo, el último de la cuarta fila, ratificaba que no estaba en el mejor momento. Sobre todo, porque Zarco, como en 2017, estaba delante de las Yamaha oficiales. Su inicio de carrera no hizo presagiar nada bueno, pero hizo una carrera de menos a más y fue capaz de alcanzar al grupo de delante. Dejó buenas sensaciones. ¿Un preludio?