MERCEDES-AMG GT S ROADSTER

Nuevo Mercedes-AMG GT S Roadster, la familia AMG GT sigue creciendo

Tras presentarse en Ginebra la versión de cuatro plazas, llega la tercera variante descapotable del AMG GT.

Der neue Mercedes-AMG GT S Roadster: Open-Air-Zuwachs fÃ?r die AMG GT Familie
Nuevo Mercedes-AMG GT S Roadster, el punto medio en la oferta AMG GT. | DAIMLER AG

Mercedes presentó en 2014 el AMG GT, el segundo vehículo desarrollado enteramente por AMG después del SLS AMG, dispuesto a ofrecer un superdeportivo capaz de competir con los mejores, es decir, con marcas de la talla de Porsche o coches como el Audi R8. El resultado final ha resultado ser una familia de superdeportivos con versiones para todos los gustos y perfiles de conductor, desde los más extremos, que buscarán la brutalidad del AMG GT R, hasta los más selectos, que se quedarán con el AMG GT Roadster.

Como en muchos modelos hoy en día, la oferta consta de varias versiones que van desde la estándar, más orientada a la distinción, AMG GT, hasta la más deportiva, con una configuración de circuito apta para carretera, AMG GT R. Hasta el pasado Salón de Ginebra, todas las opciones eran biplaza, pero en la muestra suiza los alemanes presentaron el AMG GT-4 Coupé con 639 CV y espacio para una familia muy atrevida, la opción dispuesta a competir directamente con el Porsche Panamera.

VERSIONES DESCAPOTABLES

Muchas marcas también suelen optar por versiones descapotables de sus superdeportivos para ampliar aún más el espectro de cliente al que atraer con sus vehículos. En este caso, Mercedes-AMG ya tiene en el mercado la versión GT Roadster, la estándar, y la GT C Roadster, la más deportiva, sin contar la extrema GT R, de la que previsiblemente no habrá versión descapotable por estar encarada a las prestaciones. Ahora, en plena primavera, desde Affalterbach presentan el GT S Roadster, la variante descapotable del modelo que se encuentra a medio camino entre la estándar y la deportiva.

De este modo, el Mercedes-AMG GT S Roadster llega para combinar una conducción dinámica y muy deportiva en un vehículo muy atractivo y cuidado para ofrecer la máxima deportividad con los mejores acabados. Estéticamente es prácticamente igual que la versión coupé, tomando el frontal del AMG GT C, más deportivo, con sus enormes entradas de aire, su parrilla Panamericana y su aerodinámica activa. Sin embargo, su trasero es mucho más elegante y estilizado que el de su hermano, que es más musculado y agresivo. Así, la principal diferencia en comparación con la variante coupé es la incorporación de la capota retráctil.

En el interior, siguiendo la misma línea, Mercedes no varía pero ofrece los acabados más sofisticados con la tapicería de serie en cuero/microfibra. Opcionalmente, hay la opción de cambiarlo por cuero nappa. De serie, el nuevo GT S Roadster incorpora el paquete interior AMG Silver Chrome Interior, con molduras cromadas en tono plateado para ofrecer un contraste muy elegante. Como opción, se puede optar por el paquete AMG Piano Lacquer Interior, con elementos y adornos que aportarán un acabado más lujoso. Por último, también opcionalmente, se puede elegir el paquete Exclusive Trim para ofrecer la máxima distinción en el interior. Los asientos deportivos de serie también podrán ser sustituidos opcionalmente por asientos AMG Performance con Airscarf, un sistema de calefacción a nivel del cuello.

EL MOTOR DE SIEMPRE

"Si algo funciona, no lo toques" es la máxima que siguen en Affalterbach con el GT, que, en esta versión S Roadster, llegará nuevamente con su famoso propulsor V8 biturbo de 4.0 litros. En este caso, el motor ofrecerá una potencia de 529 CV y 670 Nm de par máximo y vuelve a situar al AMG GT S Roadster en medio de la oferta de descapotables, ya que el GT Roadster ofrece 482 CV y el GT C Roadster 564. Con este bloque, el nuevo descapotable alemán consigue acelerar de 0 a 100 en 3,8 segundos y llegar a una punta de de 308 km/h. El V8 biturbo irá asociado a una caja de cambios automática Speedshift DCT 7G de siete relaciones que mandará toda su fuerza a los neumáticos traseros. Con este motor, el GT S Roadster consume una media de 11,5 litros cada 100 kilómetros.

Siguiendo los pasos de sus hermanos, el GT S Roadster también dispondrá de la suspensión AMG Ride Control adaptativa electrónicamente para endurecerse o suavicarse en función del estilo de conducción que quiera poner en práctica el conductor. Del mismo modo, también ofrece los cinco modos de conducción habituales en la familia GT, 'Confort', 'Sport', 'Sport+', 'Individual' y 'Race', que cambian el comportamiento del motor, de la suspensión, de la dirección, del acelerador y la apertura del escape.

Lea la prueba del Mercedes-AMG GT R y vea la ficha del Mercedes AMG GT Roadster en Motor Zeta.

La marca alemana aún no ha desvelado el precio del nuevo miembro de la familia GT aunque se situará, como todo en este modelo, a medio camino entre la versión GT Roadster (160.800 euros) y la GT C Roadster (192.600 euros). Pese a no saberse su coste, Mercedes sí ha afirmado que empezará a aceptar los pedidos del vehículo a partir del próximo julio.