Opinión

ALONSO EN LE MANS

El pelotazo de Toyota

Alonso está en la cresta de la ola mediática gracias a su participación en Le Mans, y en Toyota se frotan las manos.

Alonso-Le-Mans
Alonso probando el coche con el que compitió en Daytona. | EFE
@quiqueautosport

La semana pasada no se habló de otra cosa en los mentideros automovilísticos. El anuncio oficial por parte de Toyota de la participación de Fernando de Alonso en las 24 Horas de Le Mans, más las otras pruebas del Campeonato del Mundo de Resistencia, corrió como la pólvora.

El piloto asturiano te podrá gustar o no, pero de lo que no cabe ninguna duda es que es un producto muy mediático que ahora añade un extra como es saber si será capaz de ganar la mítica carrera francesa. Ese doblete que Alonso va a hacer esta temporada, F1 y WEC, ha hecho subir su valoración como la espuma.

Y en uno de los lugares donde más se frotan las manos es en Toyota. La marca japonesa ha dado un buen pelotazo con este fichaje, tanto que Aiko Toyoda, su presidente, no dudo en escribir una sentida carta al piloto español en la que le daba las gracias de corazón.

No es para menos. Todo aficionado que se precie ya está como loco en ver de lo que será capaz el de Oviedo. Tras su estrepitoso y descontrolado fracaso en la F1 durante las tres últimas temporadas, lo cierto es que este cambio de planes, y el desviar la atención hacía el mundo de la resistencia, es algo que Alonso llevaba buscando desde hace tiempo. A Lewis Hamilton, por ejemplo, no le hacen falta este tipo de maniobras, pero a Fernando Alonso sí.

Del mismo modo, las incógnitas que nuevamente revolotean sobre McLaren para el 2018, centradas en sí será capaz de remontar el vuelo tras el cambio de motorista, le han obligado al asturiano a crear un nuevo ambiente que le mantenga en la cresta de la ola.

Sus participaciones en Indianápolis, el año pasado, o en Daytona ya han contribuido a aumentar su populismo casi como si hubiera ganado un nuevo título en el Gran Circo. Ahora solo queda esperar a ver donde puede llegar en este ambicioso reto.

En Le Mans, desde luego, lo va a tener más fácil que nunca. Toyota es el único favorito para llevarse una carrera en la que no tendrá rivales algo que es muy bueno, pero también muy malo al carecer de oposición alguna.

Repito, ya sea de una forma u otra, lo que es indiscutible es que tanto Fernando Alonso como Toyota han dado el pelotazo de su vida. Según me cuentan, en Renault no estarían tan contentos.

Aunque la marca francesa solo motoriza el monoplaza de McLaren, no les haría mucha gracia compartir escenario con otro fabricante. Los que saben de marketing conocen de sobra que a las marcas no les gustan nada estos escenarios que se juegan a dos bandas.