Opinión

EL ANÁLISIS

Las claves de un Gran Premio marcado por el incidente entre Márquez y Rossi

El cambio de neumáticos cuando estaba confeccionada la parrilla fue la mecha que prendió el posterior incendio

Valentino Rossi aprovechó el error de Márquez para sacar la ira que tenía acumulada desde el 2015

Rossi ha aprovecho el error de Marc para cargar duro contra él
Rossi ha aprovecho el error de Marc para cargar duro contra él | EFE
@F1Viaplana

El GP de Argentina de MotoGP ha desatado una agria polémica entre Valentino Rossi y Marc Márquez, quien vio como se diluían sus opciones de ganar tras una carrera repleta de incidentes y en la que fue penalizado hasta en tres ocasiones. El análisis de los puntos más importantes de un gran premio que va a traer cola.

1.- ¿Se perjudicó a Jack Miller en la salida?

Fue una carrera difícil y complicada para los pilotos por las características de la pista, con solo una línea de trazada seca, pero también lo fue para la dirección de carrera, que tuvieron que adoptar diferentes decisiones que resultaron polémicas. La primera, la salida de MotoGP. 
Con los pilotos en la parrilla cesó de llover y, como todos exceptuando Jack Miller llevaban neumático de lluvia, abandonaron la parrilla y se dirigieron a boxes para cambiar de moto, con lo que se retrasó el inicio de la carrera y se disputó con una vuelta menos. Miller, que salía desde la pole, era el único que había arriesgado colocando neumáticos ‘slicks’, y, por lo tanto, fue el único que no se fue a boxes.
El australiano se quedó solo en la parrilla y se adoptó una solución salomónica. Miller iba a salir en solitario, sancionando al resto de pilotos con una penalización de 25 puestos. Es decir, colocaron por delante a Jack y el resto alineados unos metros por detrás cuando algunos consideraban que tenían que haber salido desde el pitlane.

2.- ¿Márquez tenía que ser penalizado?

No fue el mejor día de Marc Márquez. Acostumbrado a tenerlo todo bajo control y a mantenerse frío y calculador cuando se le tuercen las cosas, tuvo una conducción tan agresiva que le llevó a cometer muchos errores y a provocar tres situaciones que le merecieron una sanción. Caló la moto en la salida y en lugar de dirigirse al pitlane o hacer que alguien le empujara, la puso en marcha él mismo circulando en dirección contraria. El campeón de Cervera empezó con una sanción de un ‘ride through’ que le llevó a la cola del pelotón.
Con un ritmo brutal, rodando un segundo y pico más rápido que sus rivales, fue ganando posiciones hasta encontrarse con Aleix Espargaró, al que golpeó en un intento desesperado por adelantarle. Tuvo que ceder una posición por decisión de los comisarios. Prosiguió la remontada. Espectacular y desbocado hasta encontrarse con Rossi, que era sexto. Marc se equivocó en sus apreciaciones y provocó su caída. La sanción fue de 30 segundos sumados al tiempo total, con lo que pasó de quinto a decimoctavo. La sanción puede ser justa, pero Zarco tiró a Pedrosa y salió de rositas, al igual que Petrucci con Aleix Espargaró...

3.- ¿Por qué Rossi no aceptó las disculpas?

La ‘guerra’ de Valentino Rossi y Marc Márquez viene de lejos. De hecho, todo empezó en Argentina, en 2015, en este mismo circuito de Termas de Rio Hondo en el que entonces Rossi tiró al catalán y ganó la carrera. Fue un año caliente, muy caliente, que acabó con Valentino tirando otra vez a Marc en Malasia cuando se jugaban el título. El respeto que se tenían ambos saltó por los aires y se declararon la guerra. ‘Il dottore’ le acusa de arruinarle la última oportunidad que ha tenido de ganar el décimo título y su entorno le convenció de que Márquez lideraba un contubernio de pilotos españoles que se habían confabulado para que él no ganara.

La relación entre ambos está, desde entonces, bajo mínimos. Valentino llevaba dos años esperando su oportunidad y ayer sacó toda la artillería para atacar a Marc, que no solo se había disculpado en la pista sino que fue a encontrarle al box en un gesto que le honra y que refleja su señorío y deportividad. Reconoció que se había equivocado. Se encontró delante un muro, de soberbia y sinrazón. Valentino ha perdido los papeles y después desató toda la ira acumulada los dos últimos años.