22 sep 2020

Ir a contenido

AUTOMOCIÓN

Tesla construirá una nueva planta en Estados Unidos para el Cybertruck

La firma de coches eléctricos estaría, según las últimas informaciones, indecisa entre las ciudades de Austin, Texas, y Tulsa, Oklahoma

Tesla amenazó con llevarse su producción de California a Texas o Nevada por las restricciones impuestas en California para frenar el coronavirus

Àlex Soler

Tesla Cybertruck en su presentación el pasado mes de noviembre.

Tesla Cybertruck en su presentación el pasado mes de noviembre. / AFP

Tesla construirá una nueva planta que dedicará a la producción del pick-up Cybertruck. La fábrica estará ubicada en Estados Unidos y, según la cadena de noticias CNBC y Associated Press, la marca ya tiene dos ciudades finalistas, Tulsa, en Oklahoma, o Austin, en Texas. Electrek asegura que Tesla se decidirá por Austin. Musk ya anticipó en marzo que su compañía estaba buscando el mejor lugar en el que construir su pick-up y también el SUV Model Y.

Musk confirmó la semana pasada que el Cybertruck, un pick-up de aspecto muy futurista presentado el pasado noviembre, es una de las prioridades de la marca al anunciar que se retrasa la llegada del superdeportivo Roadster hasta una fecha indefinida para centrarse en sus principales objetivos: el citado vehículo eléctrico, el impulso a la producción del Model Y y la construcción de su planta de Alemania.

Problemas en California

Elon Musk reabrió su fábrica de FremontCalifornia, la semana pasada para reanudar la prducción de todos sus vehículos. La planta norteamericana es la única del mundo en la que produce el Model S, el Model X y el Model Y, siendo el Model 3 el único que se ensambla, además, en Shanghái. El CEO de la firma de coches eléctricos lo hizo a pesar de que el condado de Alameda, donde se ubica, prolongó las ódenes de cierre más allá de lo que sugería el Gobierno de Trump. Ya en marzo la policía tuvo que intervenir para forzar su cierre y Musk, que mostrado continuamente su malestar por las restricciones, negando la gravedad de la Covid-19, ha mantenido una guerra abierta con el condado que le ha llevado a demandarlo y a amenazar con llevarse sus compañías, también es dueño de SpaceX, a Texas o Nevada, donde fabrica baterías en la Gigafactory.

En Fremont, fábrica que Tesla compró a Toyota por apenas 39 millones de euros durante la crisis, trabajan 11.000 personas. Según las últimas palabras del sudafricano, su decisión de llevarse su producción a otra parte dependerá de cómo trate el estado y el condado a la empresa a partir de ahora.

Texas, en la mente de Musk

El estado de Texas ya fue candidato para albergar la Gigafactory en 2014, cuando compitió con Nevada, que finalmente se llevó la planta tras prometer a Tesla incentivos por valor de 1.300 millones de dólares. De este modo, Austin se posiciona como la favorita para ser la ubicación elegida para la nueva planta del fabricante, aunque la mayoría de informaciones apuntan a Tulsa como una fuerte alternativa. Como es habitual, desde Tesla no se ha confirmado nada y Musk todavía no se ha manifestado al respecto. El pasado 29 de abril, el consejero delegado de la compañía, no obstante, dijo que darían a conocer su decisión en un plazo de uno a tres meses.