07 jun 2020

Ir a contenido

el impacto del coronavirus

La automoción reclama un 'plan de choque' al Gobierno

Todas las asociaciones, desde las motos a los coches pasando por talleres, concesionarios y desguaces piden que se tomen medidas

Apuntan a la necesidad de ofrecer más apoyo a la cadena industrial y a buscar incentivos para favorecer el regreso de la demanda

Xavier Pérez

Coches circulando por la carretera

Coches circulando por la carretera / ÁLVARO MONGE

El sector de la automoción español en su conjunto (fabricantes de vehículos, proveedores, concesionarios, talleres, renting, alquiladoras y actividades de reciclaje y desguace, así como otras asociaciones de vehículos de motor) han solicitado al Gobierno que apruebe un "plan de choque" nacional de medidas "urgentes y específicas" de apoyo que incluya, entre otros elementos, acciones de impulso para reactivar la demanda.

Así lo han solicitado, en un comunicado conjunto, las asociaciones AELR, AER, Aedra, Ancera, Anesdor, Anfac, Ascabús, Asfacres, Asnef, Cetraa, Conepa, Faconauto, Feneval, Ganvam, Sernauto y Sigrauto. Apuntan que son conscientes del "drama humano y sanitario creado por la pandemia del coronavirus y, como el resto de la sociedad española, priorizamos la lucha contra la enfermedad y la recuperación de todos los enfermos". Ante esa situación ofrecen todo el apoyo que sea necesario.

Las asociaciones calculan que han tenido que acogerse a Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) al menos unos 350.000 empleados del sector, que representa el 10% del Producto Interior Bruto (PIB) de España y el 9% del empleo.

Desde las asociaciones argumentan que "desgracidamente nuestro sector ha sido y es uno de los más afectados a nivel económico por la pandemia. La necesidad de proteger a nuestros trabajadores, junto a las restricciones derivadas del estado de alarma, han provocado un cese total de la actividad productiva y comercial, lo que coloca al sector en una muy difícil situación, no solo a corto plazo sino también cuando se vayan levantando las medidas progresivamente".

Una caída en picado

Las caídas de facturación y de negocio provocadas por la pandemia sitúan a la automoción en una posición crítica.Un descenso de matriculaciones en coches del 69% (con desplomes dirios del 90%), la caída de actividad en los talleres en un 95%, son algunos de los ejemplos de la debacle por el COVID-19. Señañan que "la crisis económica posterior provocará una grave incertidumbre en los consumidores y en las empresas al respecto de su propia estabilidad económica y la de sus empleos. La temporada turística se da prácticamente por perdida, con un impacto devastador en los alquiladores.

Ante este panorama y para buscar una recuperación "paulatina" (condicionada a la existencia y a la contundencia de medidas de impulso), consideran que serán necesarias "acciones de apoyo contundentes y ágiles, centradas en dinamizar el mercado y la producción, que permitan al sector recuperar su efecto tractor en el conjunto de la economía".

Considerajn necesario un "plan de choque nacional" de apoyo al secto que debería introducir  medidas de impulso a la demanda, que ayuden a la recuperación global del mercado. Además, creen que debe complementarse con acciones para "mejorar la liquidez de las empresas, en especial las de menor tamaño; así como con medidas fiscales para reactivar el mercado; con medidas de flexibilidad laboral y medidas para el impulso de la inversión y de la industria 4.0"

Y añaden: "Este paquete de medidas debería abordar todos los aspectos relevantes para la industria y el sector de la automoción, de tal manera que se garantice, en la medida de lo posible, la competitividad y la viabilidad futura de todas las empresas y componentes de la cadena de valor".