06 ago 2020

Ir a contenido

AUTOMOCIÓN

ACEA pide evitar los aranceles en el pacto entre Europa y el Reino Unido

La asociación europea de fabricantes advierte de un impacto de 6.000 millones de euros si no se alcanza un acuerdo beneficioso antes de final de año

ACEA insta a ambas partes a mantener una legislación parecida para facilitar la actividad de las marcas y el desarrollo de nuevas tecnologías

Àlex Soler

Trabajadores en la línea de montaje de la fábrica de Seat en Martorell.

Trabajadores en la línea de montaje de la fábrica de Seat en Martorell. / NURIA PUENTES

La Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles (ACEA) considera "esencial" que, en el acuerdo comercial entre el Reino Unido y Europa, "se combinen cero aranceles con normativas laborales parecidas, requisitos aduaneros simplificados y la eliminación de barreras técnicas al comercio". Según ACEA, cada año cruzan el Canal de la Mancha tres millones de vehículos por valor de 54.000 millones de euros y componentes por valor de 14.000 millones de euros.

"Con alrededor de 30.000 componentes por coche, la industria automovilística depende fuertemente del modelo de producción 'just in time' (justo a tiempo)", afirma ACEA en un comunicado. El modelo 'just in time' propone la recepción de componentes poco antes de ser usados en la cadena de montaje para reducir el inventario y ahorrar costes. Es por eso que la asociación pide que se contemple un "flujo abierto de bienes y servicios" en el acuerdo.

Preocupación por la electrificación

Asimismo, ACEA recalca que se debería tener "en especial consideración" la producción de baterías y vehículos electrificados dada "la carencia de capacidad productiva de baterías de Europa y el Reino Unido". "Desarrollar baterías es un reto fundamental para la industria automovilística y un aspecto clave en el ambicioso plan climático europeo", asegura Eric-Mark Huitema, director general de ACEA en el comunicado. "Las directrices del futuro acuerdo comercial no deberían limitar la capacidad de las marcas de lanzar tecnologías de cero emisiones al mercado", añade.

En ese sentido, ACEA apunta que una legislación desigual podría significar un "impedimento comercial, requiriendo a los fabricantes a adaptarse y a desarrollar nuevas tecnologías para cumplir con requerimientos totalmente distintos". La asociación apunta que debería mantenerse la línea actual en términos de legislación, seguridad y rendimiento medioambiental, así como la hoja de ruta para el desarrollo de futuras tecnologías.

En el contexto actual, China es el principal productor de baterías del mundo, seguido de países como Corea del Sur o Estados Unidos. Según datos de la agencia BloombergEuropa produce el 5% de las baterías del mundo, mientras que China, con firmas como CATL, copa el 75% de la fabricación global. Estados Unidos sigue con un 9%, gracias a Tesla y la japonesa Panasonic, y Corea del Sur hace lo propio con un 7% con marcas como LG Chem, SK Innovation o Samsung. En Europa, los principales actores son Daimler (Mercedes-Benz), la asociación entre el Grupo Volkswagen y la sueca Northvolt y varias empresas asiáticas, como la citada CATL o LG Chem, que han levantado factorías en el Viejo Continente para abastecer las demandas de las firmas europeas.

Covid-19, la piedra en el camino

ACEA teme que el coronavirus Covid-19 trabe las negociaciones entre ambas partes. La asociación se muestra "muy preocupada" por el tiempo que le resta al período de transición marcado en el pacto del Brexit, que marca el 31 de diciembre de 2020 como la fecha límite para llegar a un acuerdo.

"La consecuencia involuntaria de todo esto podría ser un escenario sin acuerdo", advierte ACEA, que recuerda que se debe evitar "a toda costa" este posible final, ya que el impacto podría ser "masivo" con costes añadidos de alrededor de 6.000 millones de euros en las actividades comerciales entre ambas partes.