15 ago 2020

Ir a contenido

AUTOMOCIÓN

La cúpula de Nissan estudia romper la alianza con Renault por el caso Ghosn

La directiva de la empresa japonesa estaría ultimando planes secretos de divorcio del grupo tras la fuga de la justicia del expresidente de la alianza, según el Financial Times

El Periódico

Carlos Ghosn se enfrentará a una demanda millonaria por parte de Nissan.

Carlos Ghosn se enfrentará a una demanda millonaria por parte de Nissan. / AFP

El terremoto del caso Ghosn sigue teniendo réplicas. Según el medio económico británico Financial TimesNissan se estaría planteando dejar la Alianza Renault-Nissan-Mitsubishi, hecho que pondría fin a una relación que se remonta al año 1999, cuando la firma francesa salvó a la japonesa, que por aquel entonces pasaba por un momento crítico.

La fuga del expresidente de la alianza, Carlos Ghosnque escapó de la justicia en Japón en la víspera de fin de año para refugiarse en el Líbano, ha sido la gota que ha colmado el vaso de la paciencia de la firma asiática. Tras fugarse al Líbano, Ghosn habló de una conspiración contra él y señaló directamente a la cúpula de Nissan, encabezada ahora por su CEO, Makoto Uchida, y la acusó de planear un complot contra él junto a la justicia japonesa. No obstante, las causas del divorcio se remontarían a incluso antes de la detención del exdirectivo.

La alianza, puesta en duda

Esta información llega tras los rumores de que algunos directivos de Nissan creen que la alianza ha dejado de ser beneficiosa para todas las partes. Asimismo, el presidente de RenaultJean-Dominique Senard, que tomó el mando de la marca francesa tras la detención de Ghosn al ser acusado de estafa y desvío de fondos, también puso en duda el potencial del grupo en una entrevista en una radio francesa. Senard apuntó que si en 2020 "no extraemos todo el potencial de esta alianza, consideraré que yo y mi equipo ha fracasado".

Según la agencia BloombergSenard anunciará pronto nuevos proyectos en el marco de la alianza, en los que habría trabajado estrechamente con Uchida en un nuevo intento de reactivar su relación. Aun así, el malestar en Nissan va más allá del 'caso Ghosn'. De hecho, según explicó el mismo Ghosn, la firma japonesa empezó a dudar de la alianza en 2017 tras los malos resultados de sus compañías. Además, desde Nissan no gusta que Renault sea su máximo accionista. Tanto es así que, según la agencia estadounidense, en Nissan llevan desde el año pasado valorando su continuidad en la alianza, por lo que la precipitada huída de Ghosn al Líbano no tendría nada que ver con este proceso. Asimismo, la agencia asegura que no se ha tomado ninguna decisión aún. De momento, ninguna de las marcas ha confirmado estas informaciones. 

En el caso de que se produjera el divorcio, el plan de Nissan pasaría por una reestructuración de su junta directiva y por dividir las operaciones de fabricación e ingeniería, unificadas con Renault hace años por el mismo Ghosn. El Financial Times asegura que, si hubiera separación, ambas firmas buscarían nuevas asociaciones con otras marcas. Con todo, el rotativo británico deja en el aire la viabilidad del plan de la compañía japonesa teniendo en cuenta que Renault y el gobierno francés, máximo accionista de la marca, buscan mejorar su relación con Nissan e impulsar la Alianza.

Hace casi 21 años que Renault Nissan sellaron una alianza estratégica que les ha llevado a ser uno de los mayores grupos automovilísticos, fabricando más de uno de cada nueve vehículos que se producen en el mundo y liderando el mercado eléctrico. En 2016, Mitsubishi se convirtió en el tercer miembro de la alianza tras la compra del 34% de la empresa por parte de Nissan.

Temas Nissan Renault