04 abr 2020

Ir a contenido

AUTOMOCIÓN

Carlos Ghosn demanda a Renault al ver vulnerados sus derechos de jubilación

Reclama 15 millones de euros, con una indemnización de 250.000 euros y una pensión de 770.000 euros anuales

El exdirectivo argumenta su petición al hecho de que nunca presentó formalmente como número uno de la compañía

Agencias

Carlos Ghosn en una aparción pública de hace dos años.

Carlos Ghosn en una aparción pública de hace dos años. / ARCHIVO / AFP

Carlos Ghosn ha presentado una demanda contra Renault en Francia para reclamar el pago de la jubilación del constructor automovilístico francés del que era consejero delegado, un puesto al que se vio obligado a renunciar tras su arresto en Japón en noviembre de 2018 en relación con su responsabilidad en Nissan.

Para el antiguo dirigente, sus derecgos a pensión representan unos 770.000 euros anuales, a los que habría que sumar las acciones que esperaba que se le atribuyeran. También reclama una indemnización de jubiliación de 250.000 euros. En total estaría reclamando una cifra cercana a los 15 millones de euros.

En varias entrevistas realizadas desde Beirut, donde está refugiado, a dos medios franceses y divulgadas este lunes, Ghosn justifica ese procedimiento ante la Magistratura de Trabajo con el argumento de que formalmente no dimitió como "número uno" de Renault. Tras un intercambio de cartas entre las partes insatisfactoria para sus intereses, el antiguo ejecutivo escribió a mediados de diciembre a la Autoridad de los Mercados Financieros de Francia (AMF) porque a su juicio la comunicación financiera de Renault sobre su salida era errónea.

No hubo dimisión

A finales de diciembre pasado llevó el caso ante la Magistratura del Trabajo de Boulogne Bilancourt, la ciudad del extrarradio de París donde el grupo del rombo tiene su sede.  "¿Mi dimisión de Renault? Es una farsa", subraya en declaraciones al periódico Le Figaro, al que narra que inicialmente quiso solucionar el contencioso de forma amistosa y recuerda que cuando dejó la compañía estaba encarcelado. "Al estar retenido en Japón por la fuerza de las cosas, no podía dejar la empresa con una gobernanza caótica", explica a la emisora "Europe 1".

Añade que había que nombrar a un consejero delegado que le sustituyera y por eso firmó una carta el 23 de enero de 2019 en la que decía: "quiero retirarme de mis funciones para permitir que la empresa restablezca su gobernanza". El consejo de administración de Renault reunido un día después tomó nota de lo que interpretó, sin dejar lugar a dudas, como la "dimisión" de Ghosn, y así lo hizo saber en un comunicado. A continuación, redujo al mínimo la remuneración de su ya exdirigente a cuenta del ejercicio 2018.

Ghosn había puntualizado que dejaba sus funciones pero sin renunciar a sus derechos. Y en sus declaraciones ahora a "Europe 1" insiste en que su carta "se tradujo en una dimisión lo que no era". Renault no ha querido hacer ningún comentario sobre este contencioso que dará lugar a una audiencia a finales de febrero.
 

Temas Nissan Renault