23 feb 2020

Ir a contenido

CAMBIO CLIMÁTICO

Los fabricantes de coches retiran su denuncia en la UE contra Baleares

El gobierno balear ha retirado la prohición a la circulación de vehículos de diésel a partir del 2025

La patronal Anfac saluda la rectificación acordada entre la comunidad autónoma y el Estado

El Periódico

La presidenta de Baleares, la socialista Francina Armengol.

La presidenta de Baleares, la socialista Francina Armengol. / FERNANDO VILLAR (EFE)

La Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones Anfac ha decidido desistir del procedimiento de infracción contra el Reino de España ante la Comisión Europea que inició por la Ley de Cambio Climático y Transición Energética de Baleares, en vigor desde el pasado mes de marzo, según un comunicado emitido por la patronal ANFAC este jueves. 

La mencionada Ley incluía la prohibición de circulación por las islas, a partir de 2025, de vehículos diésel (coches y motos). Además, a partir de 2035, se prohibía la circulación de coches, motos, furgones y furgonetas propulsadas por combustibles fósiles (diésel, gasolina, gas natural y cualquier hibridación con motores tradicionales). ANFAC entendía que esta medida suponía “un grave obstáculo para la unidad del mercado” además de impedir la libre circulación de mercancías y personas en el territorio de la Unión Europea, entre otras infracciones.

Sin embargo, tras el acuerdo de la comisión bilateral de cooperación entre el Estado y el la comunidad autónoma sobre la mencionada Ley, que supone la retirada de esta prohibición, la asociación no ve razones legales para continuar con el procedimiento iniciado en Bruselas. En su comunicado, Anfac valora positivamente la respuesta del Gobierno de España al respecto y considera que “a la vista de ese acuerdo, la prohibición ha decaído y han cesado los efectos perjudiciales para el mercado interior en España y en la Unión Europea”, objetivo que buscaba la asociación con la interposición de esta denuncia.

Mario Armero, vicepresidente ejecutivo de ANFAC, remarcó la buena noticia que supuso este acuerdo “que supera los prohibicionismos y opta por la senda europea, que se basa en la progresiva reducción de los límites máximos de emisiones de CO2 y contaminantes”. Armero recordó que los fabricantes “están plenamente comprometidos con la descarbonización del parque pero el reto del cambio climático no tiene una solución local sino global y se necesitan medidas de cohesión nacional que trabajen en este objetivo y que permitan una transición ordenada y justa hacia las cero emisiones en el transporte”, según el comunicado emitido por la patronal.