Ir a contenido

En Martorell

Seat descarta un ERE temporal de 6.600 trabajadores tras el incendio

La firma automovilística y los sindicatos acuerdan recuperar la producción perdida tras el incidente en la subcontrata con turnos extras

Gabriel Ubieto

Operarios en una cadena de montaje.

Operarios en una cadena de montaje. / JOAN CORTADELLAS

Seat y los sindicatos con representación entre los trabajadores de la planta de Martorell han alcanzado un acuerdo para recuperar la producción perdida estas últimas semanas, tras el incendio en una subcontrata que ha tenido paralizada totalmente la fabrica durante seis días. El primer punto de dicho acuerdo es que la firma automovilítica renuncia a registrar un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) para mandar a casa sin empleo y sueldo a 6.600 trabajadores, con el fin de minimizar gastos a la espera de reactivar totalmente la producción de las tres líneas de Martorell. Así lo han confirmado fuentes de la empresa y de los sindicatos, tras una reunión mantenida a primera hora de la mañana de este viernes.

Seat asume la parada de producción como un "paro técnico", lo que significa que continuará pagando el salario de los trabajadores mientras no se reactivan las líneas de producción. Desde el martes por la tarde de esta semana vuelve a haber actividad en Martorell, aunque únicamente en una de las tres líneas de producción de la fábrica. Lo que le permite al gigante automovilístico fabricar unos 1.100 vehículos al día, lo que representa la mitad de su capacidad de ensamblaje. Fuentes de la compañía han avanzado que están trabajando para reestablecer la línea de suministros, con el objetivo de reestablecer la producción de manera total ya en la próxima semana. El martes podría reactivarse una de las dos líneas actualmente paradas y como máximo el jueves ya estarán todas otra vez operativas. 

Empresa y centrales han pactado abrir de manera extraordinaria el calendario laboral de este 2019, ya cerrado, y habilitar turnos los días 18, 19 y 20 de diciembre. El objetivo es recuperar los 11.667 vehículos dejados de producir durante los seis días de paro total de la planta de Martorell, cifra que sigue aumentando de manera parcial, ya que a día de hoy las líneas dos y tres de la fabrica siguen estando inactivas. Funciona la línea de producción donde se monta el Seat Ibiza y el Arona, pero la dos, donde se monta el Seat León, y la tres, la del Audi A1, siguen sin funcionar. Inicialmente la previsión de la compañía era que dejaría de producir hasta volver a tener reestablecido el suministro alrededor de 14.000 vehículos. 

Con la reapertura de los turnos de los días 18, 19 y 20 de diciembre, Seat podrá recuperar un total de 6.681 vehículos pendientes de ensamblar y de cara al 2020 se prevén cubrir con turnos extra el monto restante hasta esos 14.000. Los sábados 11, 18 y 25 se habilitarán como laborables para continuar montando coches de las líneas hoy día paradas.   

Evitar el efecto contagio

La opción del ERTE con el fin de minimizar costes fue una de las opciones que puso encima de la mesa Seat, durante las negociaciones de los últimos días con los sindicatos. Estos han intentado en todo momento que la empresa descartara esa via, tanto por el coste propio para casi la mitad de la plantilla directa de Seat, como por el posible efecto contagio que podria haber tenido este ejemplo entre las subcontratas. Según cálculos de las centrales con representación, los primeros días tras el incendio de Faurecia (la subcontrata que bloqueó la cadena de suministros de Seat) llegaron a quedarse sin producir hasta 70.000 trabajadores.