08 ago 2020

Ir a contenido

INTERCAMBIO DE ACCIONES AL 50-50

Francia da el visto bueno a la fusión del Grupo PSA y Fiat-Chrysler

La operación, avalada por el gobierno francés permitirá la creación del cuarto grupo automovilístico mundial con un volumen de ventas de 8,7 millones de coches

La unión pone especial foco en la expansión de PSA en Estados Unidos y FCA aprovechará la fuerza de los franceses en Europa

El Periódico / Agencias

Logos de Peugeot y Fiat.

Logos de Peugeot y Fiat. / REUTERS / REGIS DUVIGNAU

El ministro francés de Economía y Finanzas, Bruno Le Maire, ha dado este jueves su visto bueno al proyecto de fusión entre el fabricante automovilístico francés PSA (Opel, Peugeot, Citroën y DS) y el ítalo-estadounidense Fiat Chrysler Automobiles (FCA), que a su juicio responde a las necesidades del sector.

"Esta operación responde a la necesidad del sector automovilístico de consolidarse para afrontar los desafíos de la movilidad del futuro. Permitirá la creación del cuarto grupo automovilístico mundial", dice en un comunicado.

Le Maire reitera que el Estado francés, que posee a través del BPI un 12% del accionariado del grupo galo, vigilará que las negociaciones no afecten a su implantación industrial y el proyecto de creación de una filial europea de baterías eléctricas.

Este nuevo plan de fusión se produce después de que Fiat presentase hace unos meses una oferta para combinarse con la rival de PSA, Renault, y que fracasó debido a la falta de apoyo del gobierno francés y de su socio Nissan.

Orgullo del país

"Francia debe estar orgullosa de su industria automovilística, que ha demostrado su capacidad de investigación e innovación tecnológica, en particular en materia eléctrica e híbrida", ha añadido Le Maire.

El ministro ha recordado que esta operación conduce a la creación del cuarto grupo automovilístico mundial. La fusión propuesta crearía el 4º fabricante de autos mundial más grande en términos de unidades vendidas (8,7 millones de vehículos), con ingresos combinados de casi 170.000 millones de euros y ganancias operativas recurrentes de más de 11.000 millones de euros sobre una base agregada simple de los resultados de 2018, excluyendo Magneti Marelli y Faurecia. La estimación es que el 80 % de las sinergias se lograrían después de 4 años, y el coste para lograrlas se estima en 2.800 millones de euros.

La nueva compañía tendrá domicilio en Holanda y cotizará en la bolsa Euronext de París, la Bolsa de Valores italiana (Milán) y la Bolsa de Valores de Nueva York, y seguiría manteniendo presencias significativas en las sedes centrales actuales en Francia, Italia y Estados Unidos.

La empresa resultante de la fusión tendría en cuenta los márgenes más altos en los mercados donde operaría, en base a la fortaleza de FCA en Estados Unidos (una plaza anhelada por PSA desde hace años) y América Latina, y de Groupe PSA en Europa. También será intersante en esta fusión la adaptación de sinergias anuales proyectadas, que se estiman en aproximadamente 3,7 mil millones de euros, sin tener que afrontar cierre de plantas como resultado de la transacción.

El nuevo grupo, ha añadido, dispondría "de una gama completa", desde coches utilitarios hasta gama alta, y en él PSA y FCA alcanzarían "el tamaño necesario para efectuar las inversiones necesarias para afrontar los desafíos de la transición energética, la electrificación y la conducción compartida, autónoma y conectada".

Elkann presidente, Tavares CEO

En la nueva sociedad, bajo una empresa matriz holandesa, el presidente sería John Elkann (actual presidente de FCA) y el consejero delegado Carlos Tavares (actual presidente de PSA), de quien Le Maire alabó el trabajo emprendido al frente de PSA. 

Para Tavares “esta convergencia aporta un valor significativo a todas las partes interesadas y abre un futuro brillante para la Empresa resultante de la fusión. Estoy satisfecho del trabajo realizado hasta ahora con Mike (Manley, CEO e FCA) y estaré muy feliz de trabajar con él para construir juntos una gran compañía”.

Por su parte, el artífice de la negociación por parte de FCA, Mike Manley, ha destacado estar  “encantado por la oportunidad de trabajar con Carlos y su equipo en esta fusión que puede potencialmente cambiar el sector. Contamos con una larga trayectoria de cooperación de éxito con Groupe PSA, y estoy convencido que juntos con nuestra gente podemos crear una Empresa de movilidad global de clase mundial”.