Ir a contenido

Automoción

Mario Armero deja Anfac tras ocho años como vicepresidente

Armero dejará el cargo a finales de año para garantizar una transición ordenada hacia su sucesor, que se dará a conocer póximamente

Armero modernizó la asociación y colocó la industria española como un elemento clave y estratégico para el crecimiento económico

Àlex Soler

Mario Armero, vicepresidente ejecutivo de Anfac.

Mario Armero, vicepresidente ejecutivo de Anfac. / ANFAC (ANFAC)

Mario Armero dejará de ser vicepresidente ejecutivo de la Asociación Española de Fabricantes de Vehículos y Camiones (Anfac) a finales de este año tras ocho años en el cargo. La decisión de su salida se tomó en la junta directiva celebrada el pasado jueves 10 de octubre y centrará sus últimas semanas en Anfac a garantizar una sucesión ordenada en la gestión. Su sucesor se dará a conocer en las próximas semanas.

José Vicente de los Mozos, presidente de Anfac, ha alabado su trabajo admitiendo que "su labor ha conseguido modernizar la asociación y situarla como una de las principales organizaciones empresariales de España, una posición inestimable para velar por los intereses de la industria de la automoción española y sus 17 fábricas". La junta directiva de Anfac se ha sumado a de los Mozos en el reconocimiento de sus logros como vicepresidente ejecutivo de la asociación. "Trabajar en Anfac ha sido apasionante, diverso y con la certeza de haber estado haciendo algo útil para la sociedad", dijo Armero tras comunicarse la decisión.

Ocho años velando por el sector

Como recuerdan desde Anfac, desde su nombramiento a finales de 2011Armero ha trabajado para modernizar la asociación y colocar la industria de la automoción española como un elemento clave y estratégico para el crecimiento económico. Nombrado en plena crisis económica, Armero fue clave en la creación del Plan Tres Millones, que volvió a situar a España en el top 10 de fabricantes a nivel mundial tras caer su producción a la mitad.

También bajo su batuta llegaron, entre 2013 y 2016, las ocho ediciones del plan PIVE de incentivos a los vehículos eficientes, que reactivaron un mercado tocado desde la llegada de la crisis y permitieron una renovación importante del parque automovilístico del país.

Su trabajo estos ocho años le ha llevado a colaborar con el gobierno español, los ejecutivos autonómicos y administraciones locales y a llevar a cabo acciones a nivel europeo. Armero también trabajó en el sistema de correlación de la nueva normativa de emisiones y consumos WLTP, promovió el contrato de relevo para colaborar con el cambio generacional de las fábricas y ha colaborado en la creación del plan estratégico de Automoción 2020-2040, que su sucesor tendrá que llevar a cabo en un momento crítico y de cambios para la industria.

Temas: Coches