11 ago 2020

Ir a contenido

AUTOMOCIÓN

Subaru y Toyota desarrollarán una plataforma para vehículos eléctricos

La colaboración contempla también el desarrollo de un SUV eléctrico que se comercializará bajo las dos marcas, como el GT-86 y el BRZ

La plataforma se desarrollará de modo que sirva tanto para berlinas de los segmentos C y D como para SU de varios tamaños

Àlex Soler

El logo de Toyota en una feria en Tokio.

El logo de Toyota en una feria en Tokio. / AFP /KAZUHIRO NOGI

Toyota y Subaru vuelven a exprimir su colaboración con el anuncio del desarrollo conjunto de una plataforma para vehículos eléctricos de tamaño medio y grande y el desarrollo de un SUV eléctrico del segmento C que se venderá bajo las dos marcas, como ocurrió en 2012 con los deportivos Toyota GT-86 Subaru BRZ. Según la información ofrecida por las dos compañías, la plataforma se desarrollará de modo que sirva tanto para berlinas de los segmentos C y D como para SUV de varios tamaños.

Ambas marcas japonesas colaboran desde 2005 y Toyota es actualmente accionista mayoritario de Subaru con una participación del 16,77%. Entre sus colaboraciones, además del nacimiento de los mencionados GT-86 y BRZ, destaca también el desarrollo del Subaru Crosstrek (XV en España) híbrido en Estados Unidos, el primer vehículo electrificado de una marca que hasta entonces no se había interesado en la electricidad.

Combinarán sus fortalezas

En un comunicado emitido conjuntamente por ambos fabricantes se destaca que combinarán sus puntos fuertes, el sistema de tracción total que Subaru ha perfeccionado durante décadas a raíz de sus éxitos en el campeonato mundial de rallies (WRC), y la tecnología de electrificación de Toyota, marca que fue pionera en la introducción de híbridos en el mercado.

Las dos compañías resaltan la importancia que ha cobrado actualmente en la industria la necesidad de ofrecer soluciones de conectividad y propulsión eléctrica, a la vez que aparecen nuevas formas de movilidad, como la movilidad compartida, y llega la conducción autónoma. Esta colaboración, según sus palabras, responde a la "necesidad urgente" de desarrollar motores y componentes electrificados.

Cabe recordar que Subaru, cuyo único vehículo electrificado es el Crosstrek híbrido en Estados Unidos, es una de las marcas que podría sufrir las sanciones por no cumplir los objetivos europeos de reducción de emisiones y que deberá hacer grandes esfuerzos por reducir su media de emisiones hasta los 95 gramos por kilómetro para 2021. Esta colaboración, que culminará con una plataforma que podrá usar en varios modelos electrificados y un vehículo eléctrico, también camina en esta dirección. La sanción por incumplimiento de la normativa será de 95 euros multiplicado por el número de vehículos vendidos en 2020, es decir una sanción potencial de miles de millones de euros.

Temas Toyota