24 sep 2020

Ir a contenido

marcha atrás

Fiat Chrysler retira la oferta de fusión con Renault

El grupo FCA considera que no se dan las condiciones políticas en Francia para que sea un éxito

Nissan se abstuvo en la votación y Francia pidió aplazarla hasta el martes para conseguir su aprobación

Àlex Soler

Fiat Chrysler retira su oferta de fusión con Renault . / ERIC GAILLARD (REUTERS / VÍDEO: EFE)

El Grupo FCA (Fiat-Chrysler Automobiles) anunció el miércoles en un comunicado la retirada de su propuesta de fusión con Renault. Según su explicación, FCA cree que "la estructura y los términos fueron equilibrados para ofrecer beneficios a todas las partes pero que no existen en Francia las condiciones políticas adecuadas para que la fusión proceda".

La junta de administración de Renault se ha reunido tres veces durante el proceso para negociar los términos de la fusión. La primera de ellas, el pasado lunes 27 de mayo, el fabricante francés acordó "estudiar con interés la oferta". La segunda, el pasado martes 4 de junio, dijo lo mismo y emplazó a la junta para una nueva reunión el miércoles 5 de junio para tomar una decisión en firme.

Según el comunicado oficial de Renault, "la junta fue incapaz de tomar una decisión a causa de las demandas de los representantes del Estado francés (máximo accionista de la marca con un 15%) de posponer la votación a una nueva reunión". Antes de conocerse la decisión del Grupo FCA de retirar la fusión, Renault volvía a terminar su comunicado asegurando que seguirían estudiando la propuesta "con interés".

Las presiones del gobierno francés y Nissan

En el comunicado del Grupo FCA se apunta directamente al Estado francés como responsable de la retirada. Antes de la reunión del miércoles todo apuntaba a una más que probable fusión, con Renault y FCA convencidos y el gobierno francés, representado por el ministro de finanzas Bruno Le Maire, más seguro de llevar a cabo la propuesta tras conseguir unas condiciones más ventajosas en el acuerdo.

Antes de la reunión, el ejecutivo francés pidió a FCA más control sobre el grupo resultante para no perder peso dentro de la estructura de Renault, además de garantías para sus trabajadores en francia y mejores condiciones para los accionistas de la firma. Fiat-Chrysler, por su parte, habría acordado establecer en París la sede del nuevo grupo, nombrar consejero delegado a Jean-Dominique Senard, CEO de Renault, y ofrecer una posición en la junta del consorcio para el Estado francés. Aunque Francia siempre vio con buenos ojos la fusión, también defendió que "no había que apresurarse" en la toma de decisiones.

Paralelamente, en Nissan nunca vieron clara la propuesta. Desde un inicio, en una reunión mantenida en su sede de Yokohama con Renault y Mitsubishi, miembros de la Alianza Renault-Nissan-Mitsubishi, la firma japonesa no se opuso a la misma pero defendió que había "muchas cosas que discutir antes", además de advertir que si se producía la fusión, revisaría su relación con Renault y que "alteraría significativamente la estructura de la Alianza". Tanto Francia como el Grupo FCA querían a Nissan dentro del acuerdo.

Nissan se abstiene y Francia pide tiempo

Llegado el momento de la votación del miércoles, los ejecutivos de Renault votaron a favor de la fusión, pero Nissan se abstuvo y los representantes sindicales votaron en contra. Por su parte, los representantes del Estado francés insistieron en posponer la votación. Según fuentes no identificadas citadas por Reuters, dichos representantes transmitieron que el deseo de Le Maire era negociar con su homólogo japonés en Tokio el lunes y proceder a la votación el martes que viene. 

Tras proponer el aplazamiento de la votación al martes, el Grupo FCA retiró la propuesta de fusión de la mesa agradeciendo especialmente a Senard y a las tres marcas de la Alianza su implicación para procurar que las negociaciones llegaran a buen puerto. Fiat quería cerrar rápido el acuerdo, pero Francia no tenía esta necesidad y Nissan, como demostraron los votos de sus representantes, seguía teniendo dudas sobre la misma.

Según declaraciones del ministro de finanzas francés, Bruno Le Maire, este jueves, las bases del acuerdo solo satisfacían tres de sus cuatro condiciones para apoyarlo, faltando el soporte de Nissan para tener las cuatro, y se defendió asegurando que el gobierno siempre ha mantenido una posición "constructiva" con todas las partes.

Termina así una propuesta de fusión que se habría traducido en el tercer grupo automovilístico del mundo en cuanto a ventas, el primero si Nissan y Mitsubishi hubieran entrado en la ecuación. Una fusión en la que FCA aseguraba que junto a Renault se podrían haber ahorrado hasta 5.000 millones de euros cada parte al año en términos de inversiones y costes operativos. Según la primera propuesta Nissan y Mitsubishi se podrían haber beneficiado de unos ahorros de 1.000 millones anuales.

Repercusión en las bolsas

Las acciones de Renault cayeron en París a la apertura de la jornada de este jueves tras la retirada de la propuesta del Grupo FCA. Sus títulos bajaron más del 7% hasta los 51,7 euros, 5,5 euros menos que registró al cierre del miércoles. A su vez, las acciones del Grupo FCA también an caído un 2,96% en la Bolsa de Milán.