29 may 2020

Ir a contenido

AUTOMOCIÓN

El gobierno francés exige que la fusión de Fiat-Renault se haga dentro de la alianza con Nissan

El ministro de economía francés, Vruno Le Maire, ha trasladado la petición al presidente de Renault, Jean-Dominique Senard, que está en Japón para informar a Nissan

Desde el Grupo FCA mantienen que el acuerdo de fusión al 50% de las dos marcas también beneficiaría a los socios actuales de Renault, Nissan y Mitsubishi

Xavier Pérez

Jean-Dominique Senard, presidente de Renault.

Jean-Dominique Senard, presidente de Renault. / REUTERS

Tras en anuncio de la intención del Grupo FCA (Fiat-Chrysler) de fusionarse al 50% con Renault, y de la intención de la marca del rombo de estudiar seriamente esa posibilidad, el gobierno francés ha reaccionado hoy de la mano de su ministro de Economía, Bruno Le Maire. Desde el ejecutivo galo han comunicado al presidente de Renault, Jean-Dominique Senard (que hoy viajó a Japón para informar de la situación), una lista de varios puntos en los que les marcan las líneas rojas que ambas marcas nunca deberán traspasar en sus negociaciones. Francia dispone del 15% de las acciones de Renault y por ello considera importante salvaguardar aspectos fundamentales en esta operación de fusión.

El primer punto se llama Alianza Renault-Nissan-Mitsubishi. Tras el reciente terremoto sufrido en la coalición tras la detenció y cese de Carlos Ghosn, el gobierno francés ha pedido a Renault que no se excluya a ninguna de las marcas de la alianza automovilística, especialmente a Nissan. "Quiero que este acuerdo se haga dentro del marco de la Alianza", afirmó Le Maire, quien fue el encargado de transmitir a su homólogo japonés Hiroshige Seko la intención de FCA de proponer la fusión. El ministro de Economía francés recibió la noticia el pasado viernes de boca del propio Senard, y desveló que "la dirección de Renault y de Fiat hacía meses que estaban negociando antes de proponer esta operación".

Otra condición que el gobierno pone es que la fusión no suponga el cierre de ninguna de las fábricas que la Alianza Renault-Nissan-Mitsubishi tiene en Francia, mateniendo así todos los puestos de trabajo en Europa. También ha pedido a Renault que si se produce la fusión tanto Fiat como la marca del rombo estén obligados a crear una factoría de baterías eléctricas para fomentar el empleo en Europa en un sector tan estratégico y, de paso,  blindarse ante la posibilidad de que esas baterías lleguen desde Corea del Sur o China.

FCA promete ventajas a los japoneses

Con la lista de peticiones del gobierno francés bajo en brazo, Jean-Dominique Senard ha viajado a Tokyo para discutir con sus socios de Nissan la posible fusión. El presidente de Nissan, Hiroto Saikawa, ha asegurado que está dispuesto a "mantener discusiones constructivas".

John Elkann, CEO de FCA. / REUTERS

Para atraer la aprobación de los socios japoneses de Renault, el presidente de Exor (la compañía inversora que une a la familia Agnelli y a FCA) John Elkann ha señalado que una fusión de estas características solo proporcionaría beneficios en todos los sentidos tanto a Nissan como a Mitsubishi.

Elkann, que aparece como el probable presidente de la compañía resultante de la fusión según el Financial Times, señaló ayer que la "propuesta fusión con Renault creará el potencial para construir una asociación global con estas tres grandes compañías durante este período de transformación sin precedentes en nuestra industria". En este sentido declaró en el rotativo Nikkei que "nuestro espíritu es encontrar un propósito común que brinde beneficios a todas nuestras compañías, al considerar a Nissan y Mitsubishi como socios valiosos y respetados".

Temas Nissan Renault