Ir a contenido

AUTOMOCIÓN

S&P asigna a Jaguar Land Rover la calificación de 'bonos basura'

La agencia Standar & Poor's reduce la calificación de Tata Motors por segunda vez en solo cinco meses

Àlex Soler

Jaguar Land Rover producirá vehículos en el Reino Unido.

Jaguar Land Rover producirá vehículos en el Reino Unido.

La agencia de califiación Standard & Poor's (S&P) ha asignado a Jaguar Land Rover (JLR) la calificación BB-, hasta ahora tenía BB, también conocida 'bonos basura', por presentar menos beneficios de los esperados. Jaguar Land Rover, compañía del grupo Tata Motors, está sufriendo las consecuencias de tres de los principales problemas actuales del sector automovilístico: las tensiones comerciales entre China y Estados Unidos, la cada vez más baja popularidad del diésel en Europa y el Brexit, ya que un Brexit 'duro' podría encarecer los precios de sus vehículos en otros mercados y dificultar la provisión de componentes procedentes del resto del continente europeo.

S&P no descarta elevar la calificación en un futuro próximo si JLR porque considera que la perspectiva de futuro es positiva. Tata Motors presentó el pasado 31 de octubre unas pérdidas trimestrales de 124,68 millones de euros, más de las esperadas. Para JLR, que S&P asegura que podría ser rescatada por Tata si lo necesitara, el consorcio indio anunció un proyecto para mejorar sus cuentas de cara a 2020 que contemplaría el recorte de costes para buscar un flujo de efectivo de 2,81 mil millones de euros.

Jaguar Land Rover redujo la producción en sus plantas británicas de Bromwich y Soilhull y, como parte del plan de Tata, se centrará a partir de ahora en reducir las inversiones que no tengan que ver con sus productos para mejorar su eficiencia económica en áreas como la compra de materiales y los costes de producción, logística y masa de empleados. JLR confía que modelos como el nuevo Evoque, presentado recientemente, el I-Pace o el nuevo Defender ayudarán a mejorar sus cifras de ventas. La compañía británica quiere ofrecer además versiones híbridas o eléctricas de todos sus modelos en 2020.

Desplome en bolsa

El próximo año y medio será clave para Tata Motors por las expectativas de rendimiento y rentabilidad de JLR. El cambio en la calificación del consorcio indio es el segundo que sufre en cinco meses, este último motivado por los problemas que sufre el fabricante británico en sus principales mercados.

Valor de Tata Motors en el parqué neoyorquino. | MOTOR ZETA

Una vez S&P anunció la nueva calificación de JLR, las acciones de Tata Motors se desplumaron en la bolsa de Nueva York cayendo un 7,28% en el momento de la apertura de la jornada. Concretamente, el valor de las acciones pasó de ser de 12,05 dólares por título a 11,21. En total, durante el jueves, más de 4,1 millones de acciones del consorcio cambiaron de manos, una cifra que establecería una media mensual de movimientos de más de 114 millones de acciones. La media mensual actual de Tata es de 16,2 millones de acciones. Al cierre del jueves, Tata se había estabilizado y había recuperado algo del valor perdido para cerrar con una caída del 5,21% y un precio por acción de 11,46 dólares. El valor de las acciones de Tata este año ha caído más de un 50%.