Ir a contenido

AUTOMOCIÓN

Los fabricantes europeos buscan almacenes en Gran Bretaña ante el Brexit

La posibilidad de no llegar a un acuerdo obliga a buscar espacio para los componentes, que ahora entran en camión

Si no hay entente, los vehículos comercializados entre la Unión Europea y Reino Unido tributarán un 10% de impuesto

Xavier Pérez

Land Rover ha abierto una factoría en Eslovaquia.

Land Rover ha abierto una factoría en Eslovaquia.

La posibilidad de que la Unión Europea y el Reino Unido no lleguen a un acuerdo sobre la materialización del Brexit está obligando a las marcas fabricantes de automóviles a buscar almacenes en Gran Bretaña para abrir centros de stock de componentes. Según la Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles (ACEA) las marcas necesitan almacenar piezas para la producción de sus vehículos en suelo británico, así como elementos de recambio

Hasta ahora la mayor parte de los componentes entran en las fábricas de Reino Unido en camiones, unos 1.100 camiones diarios, que cruzan el Canal de la Mancha para distribuir su carga en diferentes factorías. Con un Brexit en marcha habría un elemento que entorpecería el proceso, los trámites aduaneros. Esto provocará retrasos en los puertos y en la zonas de entrada a Gran Bretaña. Según un informe de ACEA, con solo dos minutos de retraso por vehículo se podrían organizar colas kilométricas en los puertos. Todo ello supondrá importantes costes logísticos a los fabricantes.

¿Pagará el consumidor?

El secretario general de ACEA, Erik Jonnaert, considera que la ausencia de acuerdo "sería catastrófico". La asociación considera que el impacto negativo en la industria sería enorme ya que "si no existe un entente tampoco habrá un período de transición durante el cual el Reino Unido pueda permanecer dentro del mercado único por un tiempo limitado. En este caso, la relación comercial se realizará bajo las normas de la OMC (Organización Mundial de Comercio)", unas reglas que suponen implantar un impuesto del 10% a todas las transacciones comerciales de vehículos. "Esto producirá un sobrecoste que debería ser absorbido por los fabricantes o trasladado a los consumidores", señala Jonnaert.

Algunos fabricantes como Land Rover han optado por empezar a producir en factorías en fuera de Inglaterra.  El fabricante de británico ha anunciado una inversión de 1.400 millones de euros en Nitra (Eslovaquia). En esta factoría se inició la producción del Land Rover Discovery SUV hace un mes y tiene una capacidad inicial de 150.000 vehículos. Con la inversión la marca británica podría acomodar un segundo modelo, ya que Jaguar-Land Rover es una de las compañías que más teme que no haya un acuerdo sobre la inminente salida de Gran Bretaña de la Unión Europea.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.