Ir a contenido

AUTOMOCIÓN

Seat reinventa el concepto de salón del automóvil en París

La marca española estrena estrategia y se ofrece en tres puntos de las calles de la capital y en el recinto ferial de Porte Versailles

Luca De Meo, presidente de Seat, apuesta por la formación de la plantilla de Martorell para ganar en flexibilidad ante la falta de motores

Estand de Seat en Paris.

Estand de Seat en Paris.

El Salón Internacional del Automóvil de Paris abrirá al público sus puertas el próximo jueves para celebrar su edición número 120. La muestra ofrecerá a los visitantes una visión panorámica del presente y el futuro del sector de la automoción sin perder de vista el pasado. En este entorno, con más de 50 novedades sobre la moqueta del recinto de Porte Versailles, Seat (que acude de la mano de su importador fancés)  ha querido innovar 'reinventando' el concepto tradicional de salón.

Luca De Meo en el estand de Seat en el salón de París. / SEAT

La marca que preside Luca De Meo ha desarrollado una propuesta de cuatro espacios distribuidos a lo largo de la ciudad, sacando el salón a la calle "que es donde está realmente la gente", señala el presidente de la firma de Martorell. Un espacio está en el propio recinto del salón, mientras que el resto de zonas están repartidas por la capital francesa. 

Esta idea "es perfectamente exportable al 100% a la edición del centenario del próximo salón del Automobile Barcelona (que se celebrará del 9 al 19 de mayo de 2019)", explica Luca De Meo. La marca española ha alquilado el mismo espacio en el exterior de los pabellones durante los próximos cuatro años y confía en aplicar el mismo concepto en la cita de Barcelona. "¿Cuántos eventos de público hay en el mundo que muevan a un millón de personas? Hay que reinventarse y las marcas podemos ayudar a ello, también podemos cambiar nuestros formatos", reconoce el presidente de Seat.

La marca presenta en París el nuevo Tarraco y el primer SUV de Gas Natural, el Arona TGi, dos modelos que  ayudarán a Seat a cerrar un buen año. Luca De Meo cree será un buen año pese a los desajustes entre agosto y septiembre. "Lo que se ganó un mes se perdió en otro. Igual en octubre tampoco se sube, pero aún así será un buen ejercicio. Lo importante es que el bajón se produce no por falta de clientes sino por falta de motores", admite.

En ese sentido, la adaptación a la norma WLTP obligará a Seat a realizar algunos paros en la fábrica "algo que aprovecharemos para dar formación a los empleados. En tres años, las reglas cambiarán tres veces por lo que necesitamos flexibilidad y en eso somos muy buenos. Si no hay motores para el León podemos tener a los operarios produciendo Ibiza y Arona", añade De Meo

0 Comentarios
cargando