Ir a contenido

AUTOMOCIÓN

Seat asume el compromiso del empleo pese al recorte de producción en 2018

El presidente de la marca, Luca De Meo, envia una carta a los trabajadores para pedir confianza y anuncia un año récord

La empresa del grupo Volkswagen anunció que deberá dejar de producir 10.000 coches por la falta de motores homlogados

Xavier Pérez

El presidente de Seat, Luca de Meo.

El presidente de Seat, Luca de Meo. / FERRAN NADEU

Tras conocerse que Seat se verá obligada a recortar la producción de su planta de Martorell en cerca de 10.000 coches, de aquí a final de año por la falta de disponibilidad de motores homologados bajo el nuevo cilo WLTP, el presidente de Seat, Luca de Meo, ha enviado una carta a la plantilla en la que además de informarles de la medida les pide confianza en la dirección de la compañía y les traslada su compromiso con el empleo.

Tal y como apuntaba el presidente del comité de empresa, Matias Carnero, esta misma semana, De Meo reconoce en la carta que gracias al convenio colectivo "se podrán aplicar las medidas de flexibilidad que minimizarán la repercusión en el día a día de la fábrica".

El presidente de Seat asume que 2018 será un año récord "un hecho que es el fruto merecido de vuestro trabajo y que verá recompensado toda la plantilla de Seat". Con ello De Meo ha querido transmitir seguridad a los trabajadores: "Os pido que tengáis confianza en la dirección de la empresa. En los últimos tres años hemos logrado batir récords, tanto en resultados comerciales como financieros, hasta situar a Seat en uno de los mejores momentos de su historia".

Preparados para los cambios

El impacto de la nueva normativa WLTP, responsable de esa falta de unidades de propulsión homologadas, no acaba aquí y es algo generalizado en todo el sector. En su 'confesión' a los trabajadores de Seat, su presidente señala que "esta nueva normativa (de los motores) va a seguir evolucionando y podemos volver a encontrarnos en una situación en la que deban replantearse de nuevo las planificaciones más adelante".

Luca De Meo, explica en su argumentario sobre la situación a los empleados de Seat que "en el Grupo Volkswagen se deben homologar más de 260 variantes de motor-transmisión en un breve período de tiempo, lo que está provocando la falta de disponibilidad de determinados motores". Asume, además, que la situación no depende por completo de Seat, ya que está sujeta a la disponibilidad dentro del Grupo.

El impacto de la falta de motores será más importante en los modelos Ibiza y Arona y, en menor medida, en el León. De momento, las restricciones actuales llevarán a la aplicación de medidas de flexibilidad laboral previstas ya en el convenio colectivo y que se centrarán en paradas algunos sábados y domingos. 

El presidente de Seat apunta que "la gestión de los últimos años y la estrecha colaboración con los sindicatos mayoritarios nos ha permitido establecer un marco laboral estable y flexible que refuerza nuestro compromiso con el empleo".

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.