GP DE CATALUNYA

David Muñoz, un niño de 16 años que asombra en Montmeló

  • El piloto de Brenes (Sevilla), criado en la escuela del Circuito de Jerez, acaba segundo en su segunda carrera en el Mundial de motociclismo

  • "Yo solo he hecho lo que sé hacer: correr a tope. Bueno, eso y lo que me han dicho: tranquilo y 'palante'", ha comentado Muñoz al bajar del podio

El andaluz David Muñoz, de solo 16 años, segundo hoy en el GP de Catalunya de Moto3.

El andaluz David Muñoz, de solo 16 años, segundo hoy en el GP de Catalunya de Moto3. / MILAGRO

3
Se lee en minutos
Emilio Pérez de Rozas
Emilio Pérez de Rozas

Periodista

ver +

“No sé qué decir. Bueno, sí, que soy el muchacho más feliz del mundo y que solo he hecho lo que mejor sé hacer, correr a tope, y hacer lo que me dicen: tú, tranquilo y ‘palante’”. Señoras y señores, ante ustedes, el nuevo valor, perdón, otro de los nuevos valores del motociclismo español, una fábrica de generar chavalitos que vuelan bajito, a más de 200 kms/h. como David Muñoz, un niño de Brenes (Sevilla), de solo 16 años y 4 días, que se ha convertido en el ‘bombazo’ del Gran Premio de Catalunya al conseguir, no solo su primer podio en su segunda carrera en el Mundial de Moto3, sino ser segundo en Montmeló, por detrás del mallorquín Izan Guevara, otro que tal, y por delante del resto de grandes pilotos de la pequeña categoría.

Entre los 'reyes'

Cuando digo un ‘niño’ es porque, en efecto, Muñoz llegó al Mundial de Moto3 sin posibilidad de correr…todavía, pues no había cumplido los 16 años reglamentados y debió esperar al Gran Premio de Italia, de hace siete días, en Mugello para correr su primera carrera entre los grandes. Y, a los pocos días, ¡booom!, da la campanada, en el Circuit, convirtiéndose en el gran protagonista del día al codearse con los mejores como son Guevara, el líder del Mundial Sergio García Dols, Dennis Foggia, Tatsuki Suzuki o Jaume Masia.

La carrera de hoy de Muñoz ha sido impecable, arriesgando a tope y no cometiendo un solo error, jugándoselo todo con García Dols y Suzuki y llevándose la plata, un premio impresionante para llevar tan solo dos días en el ‘paddock’. “Sé que todos tienen más carreras que yo, más experiencia que yo, más medios que yo, pero en la pista todos somos iguales ¿no? y ahí yo salgo a por lo mío, que es correr a tope”, señaló Muñoz al micrófono de DAZN.

"Es un piloto extraordinario, pero no sé si mi corazón está preparado para soportar estos sustos"

José Luis Cardoso / Expiloto y descubridor de David Muñoz

Muñoz ha reconocido que ha pasado unos meses horribles mientras estaba en el banquillo sin poder correr, esperando cumplir los 16 años para que lo sacasen a la pista como el mejor de los pura sangres. “Ha habido fines de semana que no he querido ver ni los entrenamientos ni la carrera, la verdad, y solo deseaba que llegase mi momento. Tal vez por eso estoy tratando de aprovecharlo con toda el alma”.

Compañero de Ana

Noticias relacionadas

Muñoz, creado en la escuela de pilotos del Circuito de Jerez, corre en el equipo Boé SKX, siendo compañero de Ana Carrasco, la única mujer que compite en el Mundial de motociclismo. “Es evidente que, llegado este momento, debo agradecerle al equipo que me haya esperado y espero poder recompensar la confianza que han depositado en mí con más podios, pues esto solo acaba de empezar, tengo unas ganas locas de que llegue ya la siguiente carrera, en Sachsenring, Alemania. Sé que el listón ya está muy alto, pero no me da miedo. Si he llegado hasta aquí es para intentar estar siempre delante. Esa es una de mis cualidades, creo: llegar y mantenerme con los de delante, la regularidad”.

El expiloto andaluz José Luis Cardoso, un encanto de persona, reconoció a El Periódico que su pupilo y protegido, David Muñoz, "es una de las cosas grandes que me han ocurrido en esta vida, entre otras cosas porque es un chaval maravilloso, profesional y que confía mucho en la gente que le rodea. Es muy fogoso, pero aprende muy rápido. Yo, la verdad, pese a saber lo mucho que vale, no creía que nos daría alegrías tan grandes tan pronto y me temo que mi corazón no está preparado para soportarlas, pero todo sea por su progresión y éxito".