EL TRIUNFO MÁS SOÑADO

Espargaró: "¡Y pensar que hace dos años me quería retirar!"

  • El veterano piloto catalán, de 32 años, recuerda que estaba hartó de no ser feliz, caerse, hacerse daño y acabar el 18º en cada GP y por eso se planteó dejarlo

  • "Laura, mi mujer, la familia y, sobre todo, Aprilia me convencieron de seguir y apostaron por un nuevo proyecto y aquí estamos, líder del Mundial", señala Aleix

Aleix Espargaró se fotografía con sus mecánicos tras su gran (primer) triunfo.

Aleix Espargaró se fotografía con sus mecánicos tras su gran (primer) triunfo. / MILAGRO

4
Se lee en minutos
Emilio Pérez de Rozas
Emilio Pérez de Rozas

Periodista

ver +

“Soy la persona más feliz del mundo”, así se despidió el veterano piloto catalán Aleix Espargaró (Aprilia), de 32 años, vencedor del Gran Premio de Argentina de MotoGP y nuevo líder del Mundial, que, el pasado sábado, logró la primera ‘pole position’ de la historia de la fábrica de Noale (Italia) en la categoría reina, del circuito de Termas de Río Hondo donde el mayor de la familia motera de Granollers rompió, finalmente, con una racha de 284 grandes premios sin ganar. Era el único de la parrilla, de 24 pilotos, de MotoGP que nunca, jamás, había ganado un GP y el primero que gana, en su gran premio 200 en esa categoría, es para colocarse líer del campeonato.

“Hace apenas dos años, decidí dejarlo, abandonar, cambiar de profesión y así se lo dije a Laura, mi mujer, la persona que me ha convertido en lo que soy, pues ella lo ha sido, lo es, todo para mí, pues estaba harto de acabar el 18º, el 19º, caerme, hacerme daño y no ser feliz. Pero tanto ella como el resto de la familia me animaron a seguir, Aprilia dijo que cambiaría, que apostaría por un gran proyecto, llegó Massimo Rivola y aquí estamos, peleando por el título de MotoGP. Y que nadie me llame chulo, por favor, es la realidad, somos líderes y, aunque todavía queda mucho, casi todo el Mundial, si hemos superado aquellos momentos, sabremos vivir esta inmensa felicidad porque nos la merecemos”.

Aleix Espargaró, a la derecha, se abraza a su amigo Jorge Martín, que le complicó su victoria en Termas de Río Hondo (Argentina).

/ MILAGRO

Espargaró que, como el resto del Mundial, viaja hoy mismo rumbo a Austin (Texas, EEUU), donde se corre este fin de semana, reconoce que todavía no se lo acaba de creer. “Ha sido, en efecto, un fin de semana muy bueno, demasiado, porque no cesaba todo el mundo de decirme que nadie tenía mi ritmo y que iba a ganar, hasta el extremo de que, por la mañana, antes de la carrera les he dicho ‘vale, pues que me den la copa ya, de verdad’, pues parecía todo demasiado fácil y eso que era, la primera vez en mi vida, que me encontraba ante una oportunidad así”.

Una vida sin ganar

Espargaró, después de 284 grandes premios (el 200 en MotoGP), jamás había gestionado una situación tan favorable. “No ha sido fácil, pues la pista ha cambiado mucho, mucho, no tenía el agarra del sábado, la moto patinaba un montón, pero, al final, he trabajado mucho con los botones, con el control de tracción, con el freno motor para poder llegar a las últimas cinco vueltas un poco mejor que Jorge (Martín, su amigo de Ducati, que le discutió la victoria y lideró buena parte de la carrera) y todo ha salido redondo”.

"Todo el mundo me veía ganador, así que les dije 'venga, que me den ya la copa y no corremos', pero no fue tan fácil, no"

Aleix Espargaró / Piloto de Aprilia y líder de MotoGP

El líder de Aprilia, que este año cuenta con la ayuda (y competencia) de su amigo Maverick Viñales en el otro lado del ‘boxe’ de la firma italiana, cuenta que, en la noche del sábado, lo único que pensaba era en disfrutar del momento, de la ‘pole’ conseguida y de abrir la parrilla, sin nadie delante. “Quiero dedicarle esta victoria, junto a Laura, a mis padres, a Anna y Genis, porque todos los esfuerzos que han hecho durante todos estos años han valido la pena pues tienen a sus dos hijos aquí, con dos familias muy bonitas y cumpliendo sus sueños y, ahora, ¡por fin!, ya tiene a dos ganadores, así que va para ellos”.

Noticias relacionadas

La comunión de Espargaró con la familia Aprilia es única o, como poco, una de las más largas y sensibles del ‘paddock’ de MotoGP, precisamente por les ha costado un mundo alcanzar el nivel competitivo de las otras marcas, pese a ser la factoría europea que ha ganado más carreras y títulos de todas. “Soy muy feliz por toda la gente de Aprilia, mucho, pues lideramos el Mundial de MotoGP tras tres carreras y estamos trabajando y consiguiendo cosas muy bonitas. Repito, falta mucho, pero los líderes somos nosotros y tenemos derechos a soñar, a seguir soñando. Nuestra moto es muy competitiva y vamos a pelear en cada carrera por seguir cumpliendo el sueño de ser candidatos al título grande”.

"¡Toda una vida, Carmelo!"

Como siempre que se produce una gran noticia, un hecho destacado, casi único, Carmelo Ezpeleta, máximo responsable de la compañía Dorna, organizadora del Mundial de motociclismo, acudió al podio a felicitar al protagonista que provocó esa gran fiesta, es decir, a Aleix Espargaró y, cuentan, que cuando Carmelo abrazó a Aleix y le felicitó, el piloto de Granollers le dijo "¡toda una vida, Carmelo, toda una vida, para vivir este momento". Y, sí, nadie como Aleix puede valorar lo que significa ganar un gran premio, 284 carreras después y 19 temporadas después de debutar, en Valencia-2004, en el Mundial.