MUNDIAL DE MOTOGP

Bagnaia derrota a un extraordinario Márquez en Aragón

  • El piloto italiano consigue para Italia su victoria nº 250 en MotoGP y logra su primer triunfo en la máxima categoría tras responder a seis ataques despiadados de Marc

  • "Había gente que decía que no volvería ya nunca más el mejor Marc Márquez, pues aquí estoy, arriesgando hasta la última curva tras dos caídas", señaló orgulloso Márquez

‘Pecco’ Bagnaia celebra en el podio su victoria en la carrera.

‘Pecco’ Bagnaia celebra en el podio su victoria en la carrera. / EFE / JAVIER CEBOLLADA

3
Se lee en minutos
Emilio Pérez de Rozas
Emilio Pérez de Rozas

Periodista

ver +

Era el día de ‘Pecco’ Bagnaia, que buscaba, no solo su primera victoria en MotoGP, entre los grandes, con la mejor moto de la parrilla, la Ducati ‘Desmosedici’, sino, también, el triunfo nº 250 de Italia en la categoría reina. Pero era uno de los circuitos preferidos, ahí ganó cinco veces, de Marc Márquez (Honda), un trazado de izquierdas en el que se gira al revés que las agujas del reloj (en ese tipo de circuito ha ganado el 70% de las carreras), lo que también le encanta al campeonísimo de Cervera (Lleida).

Y los dos se fueron, se escaparon, nada más apagarse el semáforo y eso que si Bagnaia salía desde la ‘pole’, MM93 arrancaba desde la segunda fila pero, ya en la peligrosa y dura primera curva de Motorland, el catalán ya era segundo por delante de Jack Miller (Ducati) y Aleix Espargaró (Aprilia), a quien un estupendo Joan Mir, campeón, el pasado año, con Suzuki, le birló su segundo podio consecutivo con la modesta moto de Noale.

La gran pareja

Hubo más carreras por detrás de la pareja Bagnaia-Márquez que por delante, donde los dos grandes rodaban como relojes, distanciándose con enorme eficacia y habilidad al pelotón de perseguidores, llegando ambos con más de cuatro segundos a las cinco últimas vueltas, en las que él fabuloso líder de Honda puso en acción todo lo memorizado, en las 15 vueltas anteriores, detrás de Bagnaia y en presencia de 13.578 espectadores.

Puede y ya pasó con anterioridad, que Marc Márquez recordarse sus duelos con el también italiano Andrea Dovizioso, también jefe de Ducati, y meditase repetir alguna de aquellas atrevidas maniobras sabiendo, por supuesto, que ‘Dovi’ también le ganó, también, en más de una ocasión.

Y todo fue enorme, tremendo, prodigioso, precioso, vistosísimo. Durante tres vueltas, los tres últimos giros, lo protagonizado por Bagnaia y Márquez fue digno del mejor motociclismo de los últimos años. Marc lo intento hasta seis veces, en distintas curvas y el adelantamiento del catalán siempre fue contestado, al instante, en metros, con coraje y una magnífica Ducati, consiguiendo al final la primera victoria de su vida en MotoGP, en su gran premio nº 42, peleando contra un campeonísimo que sumaba 139 carreras y 57 triunfos en MotoGP.

El mejor Márquez

Todo fue al nivel de los mejores pilotos del mundo y la carrera demuestra que Bagnaia puede ser, por supuesto, un candidato al título (Fabio Quartararo ha terminado hoy en el octavo puesto) y la prueba y la pelea confirma que MM93 está cumpliendo lo prometido: está volviendo, no dejará de caerse, arriesgar y pelear, carenado contra carenado, por ser el del 2019, lo que ha sido hoy, en Motorland, un grande, un inmenso, alguien que, pese a todo, nunca descartará pelear por la victoria. Esos seis intentos de superar a Bagnaia así lo demuestran.

“Había alguien que iba diciendo por ahí que el antiguo Marc Márquez no llegaría nunca, pues aquí estoy, pese al desgaste físico, pese al desgaste del neumático trasero y ante un piloto, ‘Pecco’, que ha hecho una gran carrera y no ha cometido ni un solo error. Pero aquí esta, casi, el Marc Márquez de siempre, el que, pese a las caídas de viernes y sábado, pelea por la victoria hasta la última curva”, comentó Márquez antes de subirse al podio. “He disfrutado mucho, mucho, estoy muy feliz y muy orgulloso de mi equipo y de mi comportamiento. He disfrutado mucho, mucho, y, pese a que, durante el fin de semana me he caído dos veces, aquí está el Marc de siempre peleando por todo lo que se presente. El Marc de siempre no desaparecerá nunca, jamás. Hay mucho boquerón por ahí desinformado, diciendo muchas bobadas, pero lo importante es que no te afecte y seguir trabajando duro”.

Noticias relacionadas

Bagnaia, por su parte, ha empezado elogiando a Marc “que ha demostrado ser el campeón que es, peleando porla victoria desde la salida hasta la última curva y eso es muy bonito y, además, añade mérito a mi primera victoria en MotoGP, que se la dedico a todos, a todos, y no daré nombres para no olvidarme de nadie, pero es, sin duda, el momento que soñaba: ganar en MotoGP y ante un campeonísimo como Marc. No se puede pedir más, ni ser más feliz”.

Mundial de MotoGP: 1. Fabio QUARTARARO (Francia), 214 puntos; 2. ‘Pecco’ BAGNAIA (Italia), 161; 3. Joan MIR (España), 157; 4. Johann ZARCO (Francia), 137 y 5. Jack MILLER (Australia), 129.