ENTREVISTA A SANTI HERNÁNDEZ

"Solo la magia de Marc genera tanta alegría"

  • El ingeniero de Márquez reconoce que su equipo se ha sentido huérfano todos estos meses y que la euforia desatada, el domingo, en Alemania, demuestra lo que Marc representa para el motociclismo

  • "No era solo volver, era volver a una situación que era totalmente desconocida para todos nosotros, de ahí la importancia de asumir que todo nos costaría mucho más", señala el hombre de confianza de MM93

Santi Hernández, a la derecha, dialoga con Marc Márquez.

Santi Hernández, a la derecha, dialoga con Marc Márquez. / ALEJANDRO CERESUELA

7
Se lee en minutos
Emilio Pérez de Rozas
Emilio Pérez de Rozas

Periodista

ver +

Ya está en Groningen (Holanda), con todo su equipo. Hoy está acabando de montar el box en la ‘catedral’ de Assen. Santi Hernández, inseparable ingeniero de Marc Márquez, también ha vivido 581 días de incertidumbre, pero repletos de fe y confianza en su piloto “porque cuando uno trabaja con Marc sabe que, tarde o temprano, todo volverá a su sitio y volveremos a disfrutar de sus carreras”.

Podría retroceder en el tiempo, no sé, a julio del 2020, por ejemplo. Cuando empieza todo, lo primero que piensas es, bueno, costará más o menos, pero volverá pronto. Le das vueltas a la posibilidad de que necesitará su tiempo, pero que volverá pronto. Cuando ves que recae, que se suceden las operaciones, que hay dudas, que todo se retrasa, siempre te entra, no la duda, sino la sensación, cierta, de que él lo está pasando mal y te duele, te duele mucho. Ninguno de nosotros y perdone que hable en plural pero así lo siento y así lo vivimos, teníamos dudas de que volvería a correr pero, sobre todo, lo que nos intranquilizaba es que él sufriera, lo pasara mal.

Qué fue lo peor de todo. Lo peor de todo fue no avanzar, no mejorar, los parones, las operaciones, verle sufrir fue tremendo y era totalmente nuevo para nosotros. Evidentemente que todos estábamos muy preocupados, pero siempre con la idea positiva de que necesitaría más tiempo de lo normal y listos.

Porque no todo se resumía en volver a correr ¿verdad? En efecto, estamos hablando del campeón de la década, estamos hablando, respetando, por supuesto, a todos los demás, de Marc Máruqez y, por tanto, era, sí, regresar a la competición, pero era volver para enfrentarse a algo que era nuevo para todos nosotros. La reacción de todo el equipo el domingo demuestra, sobre todo, lo mucho que hemos sufrido por él y lo mucho que Marc representa para nuestro deporte, para el motociclismo, todo el mundo se alegró de su victoria. Porque cuando reapareció, sabíamos que el objetivo no era ganar carreras ni, por supuesto, pelear por el título, sino evolucionar su proceso de adaptación y, poco a poco, volver a pilotar con la agresividad, coraje y determinación que siempre le ha caracterizado.

"Cuando ves las ganas, la fe, la tenacidad, el sacrificio, que Marc pone en todo, sabes que volverá a ganar"

Santi Hernández / Ingeniero de Marc Márquez

Marc habla de que esta es su pretemporada. Y así es, así es. Cuando tu arrancas en invierno, en los test de pretemporada, sabes que, poco a poco, te vas a ir adaptando a la situación. Pero es que él ha llegado al Mundial con el campeonato en marcha, lanzado, con la presión añadida de que has sido el piloto referencia, el dominador y, por tanto, todo el mundo tiene el recuerdo tuyo de cuando ganabas y, la verdad, eso es difícil de asumir.

Pero Marc parece haberse mentalizado muy bien sobre ese nuevo papel. Porque es ahí donde surge la gran persona y piloto que es Marc, un grande en todos los sentidos. ¿Por qué?, porque, al final, lo que le hace aún más grande es que, cuando todo el mundo cree que nada más pisar el circuito va a ganar, él sabe que tiene un camino muy duro por delante y lo asume con normalidad, sabiendo que no va a ganar cada domingo, lo que, psicológicamente, no es sencillo de soportar para un campeón como él. Y, sin embargo, él lo asume y trabaja duro y con una enorme humildad.

Eso no es nada fácil siendo el rey. Si para mí, perdón, para todo el equipo, para Carlos (Liñán, jefe de mecánicos), para Jordi (Castellà, mecánico de confianza de Marc), para ‘Ginetto’ (Roberto Clerici, mecánico), para Javi (Ortiz, mecánico), para Carlo (Liuzzi, telemétrico), es decir, para el equipo es muy difícil asimilar la situación, imagínese lo que puede ser asumir una situación así siendo Marc Márquez. Pero, insisto, la diferencia está en que tú te animas, ves el final del túnel, cuando compruebas las ganas, el sacrificio, la fe, el trabajo, la disciplina, la tenacidad, la constancia que pone para superarse cada día. Solo la magia y el coraje de Marc podía generar una alegría como la que vivimos el domingo en Sachsenring.

Marc Márquez abraza, efusivamente, a Santi Hernández, en el 'corralito' de Sachsering (Alemania).

/ ALEJANDRO CERESUELA

¿Se han sentido solos todo estos meses? Más que sentirnos solos, nos hemos sentido desolados, huérfanos. Este es un equipo que ha construido Marc como él ha querido y con los que él ha querido y, claro, la relación que tenemos con él no es, de verdad, una relación normal. Ignoro si una relación tan estrecha es buena o no para nuestro trabajo, pero ha dado resultado y es la que es y todos nos sentimos orgullosos de que sea así. Y, claro, cuando te pasas meses sin verlo, bueno, sí, lo hemos visto, escuchado y seguido su evolución, pero no hemos trabajado para él, no hemos competido, ha sido muy, muy, duro. A la máquina le faltaba un piñoncito, sí, pero era el piñoncito más importante, era el piñoncito que nos hace a todos disfrutar de nuestro trabajo. Lo hemos echado de menos, el equipo estaba cojo.

De ahí, el estallido del domingo. Repito, el reflejo de lo que somos se ve en los minutos siguientes a la victoria del domingo. Aquella explosión de alegría, aquella emoción, los ojos de todos y, cuando digo todos digo ¡de todos!, vidriosos, cristalinos, ojos de felicidad, ojos de alegría, de la alegría que sale del corazón, cada uno a su manera, queda claro que nos alegramos por nosotros pero, sobre todo, nos alegramos por él. Ha vuelto y se lo merece por cómo es, cómo trabaja, cómo nos trata, cómo compite y cómo comparte. Nunca, jamás, baja los brazos y eso es de admirar.

¿Nunca creyeron que podía volver a ganar en Sachsenring? Lo ha contado Marc y, como siempre, ha contado la verdad. En ningún momento pensábamos en ganar. Era su circuito talismán, cierto, pero ganar, ganar, no lo pensábamos. Sí creíamos que podíamos hacer un buen resultado y, en ese sentido, el podio nos parecía un triunfo, gloria bendita, el mayor de los éxitos. El problema, no para nosotros, que estamos acostumbrados a sus gestas, es que, en ese rinconcito de tu corazón donde guardas tus cosas, siempre piensas “bueno, ¡ojo!, que es Marc Márquez y la puede liar”, pero no lo verbalizabas, te lo quedabas para ti.

Pero Marc Márquez Alentá volvió a hacer magia. Pues sí, ha vuelto a hacer magia, algo que ha dejado de sorprendernos. El tipo de magia a la que nos tenía acostumbrados y que nadie sabe hacer como él. Lo que ha demostrado Marc en Sachsenring es que no se le ha olvidado, para disfrute de todos y el bien de nuestro deporte, protagonizar gestas así. Repito, todos nosotros, todo el equipo, está inmensamente feliz….por él, pues este triunfo es la mayor inyección de moral y autoestima que puede tener.

"Se pone a llover y surge el 'gen Márquez' y, donde todos se asustan, él arriesga y gana. Es un pura sangre"

Noticias relacionadas

Y asumiendo grandes riesgos. Bueno, es que ahí es donde aparece el auténtico Marc, aquel que todos, empezando por él mismo, queremos recuperar. Se pone a llover y, donde los demás hubiesen cortado gas o pilotado con mayor precaución o prudencia, él decide jugársela porque sabe que es el momento de dar el golpe definitivo e intentar ganar. Es ahí cuando sale el gen Márquez y gana. Tenía el podio a mano y él, en lugar de gestionar la carrera y asegurarse el ‘cajón’, gran recompensa para el estado en el que se encuentra, va y decide que “es el momento de apretar, arriesgar y escaparse”. Lo piensa y lo hace. Ese gen es único, es el gen de los grandes, de aquellos que les va la cabeza a mil por hora y asumen el riesgo en milésimas de segundo. Y esa es, de nuevo, la magia de Marc Márquez. Por eso, respetando a los demás, por favor, por supuesto, yo creo que Marc es único.

Da el golpe, se escapa y aguanta la embestida de Miguel Oliveira. Esa es otra de las características del Marc que todos admiramos, si capacidad de concentración para, en las 10 últimas vueltas, cuando tenía detrás, pegadito, a un tío como Miguel Oliveira, que había acabado en el podio las tres últimas carreras, ganando en Barcelona, no solo aguantar el tipo sino, cuando Miguel rompe la barrera del segundo y se coloca a 0.9 de Marc, sacarse otros dos vueltas a tope y sentenciar. En la situación en la que se encuentra aún Marc, soportar la barrera psicológica del segundo es otra gran gesta. ¿Quién podía hacer algo así?, pues no sé, Marc, que es un animal, un pura sangre.