GRAN PREMIO DE ALEMANIA

Zarco presenta su candidatura al título de MotoGP

  • El bicampeón del mundo de Moto2 y actual piloto del equipo 'satélite' de Ducati arrancará mañana desde la 'pole' y es quien más y mejor amenaza el dominio de Quartararo (Yamaha)

  • Aleix Espargaró (Aprilia) logró meterse, de forma magistral y con enorme coraje, en la primera fila de Sachsenring, mientras Márquez arrancará desde una excelente quinta posición

Johann Zarco (Ducati) saluda a su compatriota Fabio Quartararo (Yamaha), hoy, en el corralito de Sachsenring.

Johann Zarco (Ducati) saluda a su compatriota Fabio Quartararo (Yamaha), hoy, en el corralito de Sachsenring. / ALEJANDRO CERESUELA

4
Se lee en minutos
Emilio Pérez de Rozas
Emilio Pérez de Rozas

Periodista

ver +

Hace años, concretamente 13 años, que Ducati, la fábrica Italiana, ahora propiedad de la alemana Audi, persigue un nuevo título mundial. Su último cetro data del 2007, de la mano del fabuloso, agresivo e incomprendido australiano Casey Stoner y, a partir de entonces, tanto el propio Stoner (Honda, 2011) como Valentino Rossi, Jorge Lorenzo, Marc Márquez, por supuesto, y el joven Joan Mir, le han impedido reconquistar ese cetro pese a tener la mejor moto, la ‘Desmosedici’, que arrasa en potencia, velocidad punta (ha coronado la corta recta de Sachsenring a 300 kms/h.) y, por supuesto, en aerodinámica, siempre por delante de los demás.

En los últimos años, ni el subcampeonisimo Andrea Dovizioso, que siempre se tropezó con Márquez y Mir, ha podido conquistar el título. Y este año (2021), la firma de Borgo Panigale ha revolucionado la parrilla de MotoGP con el despido de ‘Dovi’ y Danilo Petrucci y los fichajes de Jack Miller y Francesco ‘Pecco’ Baganaia, reforzando el equipo ‘satélite’ de Pramac con Johann Zarco y Jorge Martin. Y, pese a todo, el enorme, el tremendo, el velocísimo y ya muy centrado joven francés Fabio Quartararo (Yamaha) domina el Mundial y, es más, de no haber sido por su dolor en su brazo derecho cuando ya ganaba en Jerez o la bajada de cremallera de su mono en Mugello, ahora sería el gran y único favorito al cetro mundial.

El catalán Aleix Espargaró (Aprilia), tercero en la parrilla de Sachsenring, celebra su logro.

/ ALEJANDRO CERESUELA

Pero Zarco, ante la sorpresa general, ante la sorpresa, sin duda, de sus jefes Davide Tardozzi y Paolo Ciabatti, se ha convertido con sus tres segundos puestos en Doha, Portugal y Mugello en el líder de una fábrica que, en efecto, necesita convertido en cetros su dominio sobre la pista. Ese francés curioso, tan honrado como para renunciar a su contrato con KTM porque no se adaptaba a la moto, está siendo comparado este año con el mallorquín Joan Mir (Suzuki). ¿Por qué?, porque muchos creen que la estrategia de Zarco, que aún no obtenido victoria alguna en MotoGP (tiene una en 125cc y 15 en Moto2, donde consiguió dos títulos, en el 2015 y 2016 con un dominio insultante), está siendo muy parecido a la de Mir, que se proclamó campeón, el pasado año, con solo una victoria. “Me encantan que hagan esa comparación, ¡ojalá! acabe siendo yo campeón pero, al menos, Joan por Johann, casi igual”.

Rossi y Viñales, en la cola

Zarco, que ha terminado estrellándose contra las protecciones de aires cuando intentaba mejorar, aún más, su ‘pole position’ (1.20.236 minutos), provocando que la ‘quali’ acabase antes de tiempo, ha logrado el mejor crono por delante de los dos que, según Marc Márquez (Honda, 5º, seguna fila), “son los tres que tienen mejor ritmo que los demás”. MM93 habla, por supuesto por los tres componentes de la primera fila (Zarco, Quartararo y un tremeno Aleix Espargaró y su Aprilia).

Es evidente que ninguno de los tres lo tendrá fácil, pues la jauría que les seguirá está integrada por Miller, Márquez y Miguel Oliveira (KTM), el último ganador. Los habrá, eso sí, que tendrán que soñar con una gran carrera para llegar a la cabeza, especialmente Bagnaia (10º), que no acaba de arrancar (aún no ha ganado), Àlex Rins (Suzuki, 11º), Valentino Rossi (Yamaha, 16º), Joan Mir (Suzuki, 17º) y Maverick Viñales (Yamaha, 21º)

Noticias relacionadas

Marc Márquez (93, Honda) asuma, plegado sobre la pista de Sachsenring, entre Danilo Petrucci (KTM), delante, y Takaaki Nakagami (Honda).

/ ALEJANDRO CERESUELA

Marc Márquez no descarta pelear por el podio en su jardín

Olvídense, la ‘new generation’ está de moda. Cierto. Los chicos vienen empujando de firme. La prueba más evidente es que, lesionado Marc Márquez (Honda), que fue quien le amargó su despertar en MotoGP en el 2019, derrotándole en momento en que todo el mundo veía al ‘Diablo’ como el auténtico ‘antiMárquez’, el francés Fabio Quartararo (Yamaha) se ha convertido en la auténtica revelación de la temporada, no tanto por sus éxitos sino, sobre todo, por su enorme sensatez, serenidad y experiencias.

Pero los ojos del ‘paddock’ y de los aficionados del Mundial de motociclismo siguen clavados, vigilando, analizando todo lo que hacen los dos mitos de este deporte, el veterano italiano Valentino Rossi (Yamaha), ganador de 9 títulos mundiales y 115 grandes premios, y Marc Márquez (Honda), poseedor de 8 cetros mundiales y 82 triunfos. Y, en ese sentido, es evidente que el rey de Cervera (Lleida) está dando toda una lección de pelea, coraje, sensatez e intento de volver a ser el de antes, mientras que el ‘Doctor’ empeora gran premio a gran premio y parece más que evidente que, a mitad de curso, anunciará su jubilación. En Sachsenring, ha estado siempre en la cola de la parrilla de MotoGP y, finalmente, arrancará desde la sexta fila, desde el discretísimo 16º puesto.

Márquez ha comentado que, de momento, su visita a su trazado talismán, a su jardín, donde ha ganado las 10 últimas carreras que ha ganado (1 en 125cc, 2 en Moto2 y 7 en MotoGP), del 2010 al 2019, “es estupenda y me hacer sentirme muy feliz. Evidentemente, no tenía ningún sentido que alguien pensase que llegaría aquí y lograría, como siempre, la ‘pole’ y la victoria. No, no estoy para esas gestas, aún. La ‘pole’ eterna mía en Alemania ya ha caído, en manos de Johann (Zarco), y mañana caerá mi victoria de siempre, pues no estoy para ganar, sí para intentar acabar entre los cinco primeros, lo que sería, para mí y mi situación, un auténtico éxito o, si todo se cuadra y se han de cuadrar muchas cosas, intentar alcanzar el podio”.